Los secretarios de Turismo y Comunicaciones de Transportes se contradijeron sobre las operaciones que tendrán los aeropuertos de Santa Lucía y de la Ciudad de México.

Al mediodía, el titular de Turismo, Miguel Torruco, afirmó que la nueva terminal de Santa Lucía será únicamente para realizar operaciones internacionales y el Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (AICM) se dedicará a atender vuelos nacionales como parte de la propuesta del nuevo gobierno ante la cancelación del Nuevo Aeropuerto Internacional de México (NAIM).

“Ya se decidió”, dijo, porque habrá un gran proyecto aeroportuario metropolitano con la incorporación del aeropuerto de Toluca, de la misma manera que han hecho otros países de crecer su infraestructura sin cerrar alguna terminal.

Sin embargo, por la noche, en entrevista en Milenio Televisión, el secretario de Comunicaciones y Transportes, Javier Jiménez Espriú, afirmó que se trató de una confusión, porque en los tres aeropuertos habrá vuelos nacionales e internacionales.

“No conozco las declaraciones de Miguel Torruco, es una información errada”, afirmó.

Ante la falta de información sobre el funcionamiento de los aeropuertos, la declaración del titular de Turismo ocasionó una pronta respuesta del director de la Cámara Nacional de Aerotransportes (Canaero), Rodrigo Pérez-Alonso, en su cuenta de Twitter.

“Varios problemas con este plan. 1) IATA (Asociación Internacional de Transporte Aéreo) recomienda 45 minutos entre vuelos (no se va a lograr); 2) para pasajeros es problemático; 3) para aerolíneas es muy costoso tener doble operación en dos o tres aeropuertos; 4) los vuelos internacionales son los más rentables para las aerolíneas, pero alimentados por vuelos nacionales. Todo esto lo echan por la borda”, escribió.

Durante el día, la declaración del nuevo encargado del turismo fue una de las más comentadas en las redes sociales.

En el proyecto del aeropuerto de Santa Lucía, que presentaron en el 2015 los ingenieros José María Riobóo y Sergio Samaniego, se contemplaba que éste y el AICM tendrían operaciones nacionales e internacionales para evitar mayores complicaciones en los tiempos de conexión.

Hasta el momento, el gobierno entrante ha sugerido la construcción de un tren que conecte con eficacia las dos terminales y, eventualmente, el aeropuerto de Toluca también se podría enlazar al tren México-Toluca y luego al AICM.

En conferencia de prensa, Miguel Torruco consideró que el creciente ritmo que tiene el turismo no se afectará por la cancelación del NAIM y que, por el contrario, podrían operar nuevas aerolíneas regionales que permitan incrementar flujos de viajeros a los destinos del país.

[email protected]