A pesar de que los gobiernos de México y Estados Unidos (EU) trataron de mitigar la afectación del cierre parcial de su frontera por la pandemia del Covid-19, el cruce de camiones con mercancías a territorio estadounidense vía terrestre cayó 26.5% en el primer trimestre del 2020, comparado con el año previo, lo que impactó negativamente el flujo de las empresas y los estados del norte de México, principalmente, sostuvo Aliet Martínez, director de la división de comercio y marítimo de las Américas de IHS Markit.

Lo anterior implicó una caída de nada menos que 74% en el volumen de carga fronteriza, con lo que pasó de 4.6 millones de toneladas a 1.2 millones.

Al realizar una videoconferencia del Instituto de Desarrollo Empresarial Anáhuac (IDEA) y de IHS Markit, el especialista en comercio exterior refirió que durante los primeros tres meses del 2020 respecto al 2019, el comercio en totalidad se contrajo 9.3 por ciento. “Hemos notado que vemos menos transporte de carga vía aéreo, marítimo, ferrocarril y camiones. Los cruces de la frontera se han disminuido y según no iba a impactar”, cuestionó.

Aliet Martínez mencionó que, en Norteamérica, las fronteras entre México y Estados Unidos, así como Canadá y EU, han cerrado para viajes no esenciales.

“En los últimos tres años, el balance comercial de Estados Unidos con México ha sido negativo. En el 2019, hubo incremento de 26% en el comercio para México y se ubicó que en seis sectores la demanda (prendas de vestir, maquinaria, electrónica, autopartes, otros)”, detalló. Sin embargo, tras la pandemia del coronavirus, los cruces por la frontera han disminuido. El paso del ferrocarril ha bajado 2%, contra 26.5% de los camiones. “Hay menos camiones cruzando la frontera y los gobiernos anunciaron que los viajes no esenciales no iban a impactar al comercio”, cuestionó el especialista de la consultoría IHS Markit.

Eso no sólo impacta al transporte, sino a los estados en las fronteras, porque tienen negocios pequeños dependen del flujo de México a Estados Unidos y viceversa. “Las empresas están sintiendo el dolor” y entre las ramas que registraron afectación está el acero, en donde la empresa Tubos de Acero de México disminuyó su comercio 17.6% durante el trimestre, lo que arrojó afectación a la casa matriz en Estados Unidos, y sus clientes para la manufactura.

“Este impacto representó casi 10 millones de dólares de diferencia en el volumen de comercio durante el trimestre (de este año)”. No obstante, la cadena de suministro de acero redujo sus exportaciones en 70% en millones de toneladas. Para el caso de la industria textil, los envíos de México cayeron 30% contra el mismo trimestre del 2019, en donde se dejó de vender camisetas de caballero y de dama, principalmente.

lgonzalez@eleconomista.com.mx