Limitar el calentamiento global a 1.5°C todavía es posible, pero una transición rápida y de largo alcance es necesaria; solo tenemos 12 años para reducir las emisiones de CO2 en un 45% en comparación con los niveles de 2010.