Para la presentación de la tercera generación del Dodge Attitude, la marca perteneciente al grupo FCA México organizó una ruta de manejo que tuvo como final la ciudad de Monterrey en el estado de Nuevo León tras salir desde sus instalaciones corporativas en Santa Fe, en la Ciudad de México.

Adaptación

Para este evento acudimos 14 medios nacionales a los que se nos retó completar la mayor cantidad de kilómetros recorridos con un solo tanque de gasolina. Conformadas las tripulaciones (dos periodistas por vehículo), iniciamos el recorrido dirigiéndonos hacia la autopista México - Toluca.

Los primeros kilómetros fueron para habituarnos a este pequeño sedán de origen indio por lo que acomodarse y adaptarse tomó solo unos minutos.

La versión utilizada para este lanzamiento fue la SXT con transmisión manual. Entre las amenidades para el habitáculo están el asiento para el conductor con regulación de altura, aire acondicionado manual, volante con mandos para el radio y el teléfono, sistema de sonido Sony con Bluetooth y puerto USB, y paquete eléctrico para ventanillas y espejos laterales.

A competir

Si bien el reto estaba dirigido circular hasta que el tanque de combustible se acabara también lo fue el hecho de que deberíamos alcanzar por lo menos los 1,000 kilómetros recorridos. Por esta razón fue necesario encontrar el punto de eficiencia para el motor de tres cilindros con 1.2 litros de desplazamiento y que es capaz de generar 76 caballos de potencia y 74 libras – pie de par.

De esta forma mi compañero, José Luis Alarcón, de otro periódico de negocios, y yo nos concentramos en cuidar el consumo y obtener el punto de equilibrio entre consumo y desempeño. Por esta razón evitamos los acelerones bruscos, el arrancar desde cero acelerando a fondo, evitar superar los 80 km/hr con las ventanillas abiertas o seguir acelerando aunque fuese inminente parar como al llegar a una caseta de peaje.

Estas mismas acciones las llevaron a cabo las demás tripulaciones aunque llegaron a circular a velocidades mayores a 130 km/hr; en nuestro caso fue a 110 km/hr como máximo al respetar los límites de velocidad indicados en las autopistas por las que circulamos.

Cierre incierto

Para las 3 de la tarde alcanzamos la mitad de la ruta al llegar a San Luis Potosí con 450 kilómetros recorridos y aún medio tanque. En estas circunstancias obtuvimos (según datos de la computadora del auto) un promedio de combustible de 29.7 kilómetros por litro. Una vez más menciono que siempre cuidamos el consumo con un estilo de manejo muy conservador en donde aprovechamos cualquier bajada para mantener el impulso y dejar al auto circular libremente en punto neutro.

El atardecer y la oscuridad total nos acompañaron en los siguientes 600 kilómetros. Así como disfrutamos de paisajes sin igual también padecimos las pésimas condiciones de algunos tramos de la carretera después de Matehuala y antes de llegar a Saltillo, Coahuila.

Finalmente llegamos a Monterrey a la 1:15 de la mañana con 912 kilómetros recorridos, un octavo de tanque de gasolina disponible y una autonomía marcada por la computadora del auto de 280 kilómetros. Hasta ese momento parecía que no había duda que seríamos los ganadores del reto. Sin embargo había cuatro vehículos más circulando con la posibilidad de superar nuestro kilometraje y el promedio disponible indicado por la computadora.

Así que continuamos conduciendo y lo hicimos a lo largo de la Avenida Lázaro Cárdenas, vialidad de 3 carriles por sentido y con una longitud aproximada de 5 kilómetros. A las 3:55 de la mañana se detuvo nuestro principal contrincante con 1,160 kilómetros recorridos, mientras que nuestro vehículo a esa misma hora apenas tenía 1,049 kilómetros; 15 kilómetros después se encendió la alerta de consumo que nos indicaba que comenzaba a utilizarse los litros de Reserva.

Las dos últimas horas fueron de manejo con extremo cuidado, sin superar los 70 km/hr; al final y en punto de las 6 de la mañana decidimos detenernos con 1,172.6 kilómetros totalizados y con el motor andando aunque para ese momento la computadora ya no mostraba los kilómetros disponibles.

Precios

La oferta de Dodge Attitude se completa con las versiones: SE Manual (206,900 pesos), SE Automático (225,900 pesos), SXT Manual (236,400 pesos) y SXT Automático (294,400 pesos).

El punto a considerar es que la versión de entrada solo tiene dos bolsas de aire mientras que los frenos ABS y la distribución electrónica de frenado (EBD) están disponibles desde el paquete SE Automático.

abr