El presidente Andrés Manuel López Obrador enfatizó que ya quedó claro que la planta cervecera de Constellation Brands no puede construirse en Mexicali, Baja California, al ser rechazada en una consulta pública, por lo que su gobierno ofrece otras opciones en localidades donde hay agua.

En conferencia de prensa matutina, el mandatario dijo que se podría otorgar una nueva licencia para Constellation en estados como Campeche y Tabasco, ya que “hay formas de resolver el problema, de compensarlos, para que tengan permisos donde hay agua. Estamos modernizando todos los puertos del Golfo”, agregó.

“Hablé ya con los directivos de la planta, quedamos que se iban a buscar opciones, pero no en Baja California. Buscar opciones donde hay agua, ya no seguir impulsando este tipo de actividades industriales en donde no hay agua. El 70% del agua del país está en el sureste, ahí está el Grijalva, ahí está el Papaloapan, ahí está el Usumacinta”, ofreció.

López Obrador agregó que los representantes de Constellation Brands han insistido en la construcción de la planta e incluso buscan “darle la vuelta”, con algunos proyectos alternativos, supuestamente en donde resuelven el problema.

“Les dije a los directivos que no se podía y les expliqué, y les dije que era un gobierno nuevo, que los habían engañado (...) pero sí hay forma de resolver el problema, de compensarlos en el sentido de que tengan permiso donde hay agua, donde haya condiciones”, subrayó.

En tanto que reconoció que México sí necesita el crecimiento económico, aunque dijo que será cuidando el medio ambiente.

maritza.perez@eleconomista.mx