Los puestos de trabajo en Argentina sufrieron una caída interanual del 9.2% en el tercer trimestre del 2020, equivalente a 1.9 millones de empleos, por el impacto de la crisis sanitaria y la recesión, informó el jueves el Instituto Nacional de Estadísticas y Censos (Indec).

De 20.7 millones de puestos que existían en el tercer trimestre de 2019, se cayó a 18.8 millones de plazas laborales en el mismo período de 2020. Los empleos registrados descendieron 3.3%, pero los más golpeados fueron los trabajadores informales o en negro, un sector que cayó 18.8 por ciento. En tanto, los monotributistas e independientes descendieron 12.2 por ciento. El trabajo asalariado explicó el 47.1% del total de las remuneraciones y mostró un incremento de 1.9 puntos respecto del 45.25% del tercer trimestre de 2019.

Pero el indicador cayó 3.6% respecto del segundo trimestre del 2020, de acuerdo con los datos oficiales. En la misma comparación los puestos de trabajo totales descendieron de 20.7 a 18.4 millones, y los registrados se contrajeron de 15.4 a 14.2 millones.

El empleo de trabajadores informales o en negro bajó de 4.8 a 3.9 millones, mientras que en el sector no asalariado, donde se desempeñan monotributistas, cuentapropistas y trabajadores independientes, descendió de 5.2 a 4.6 millones de puestos. Las horas efectivamente trabajadas anualizadas, durante el tercer trimestre de 2020, alcanzaron las 25,875 millones, y de ese total 19,282 millones corresponden a asalariados y 6,593 millones a no asalariados.

Dentro de los asalariados, los trabajadores registrados tuvieron 14,227 millones de horas ocupadas y los no registrados, 5,055 millones. En el tercer trimestre del año anterior se observó una caída del 22.3% en las horas trabajadas respecto del mismo trimestre de 2019, con una baja del 22.6% en las de los asalariados y del 21.4% en las de los no asalariados.

En el caso de los trabajadores registrados, el trabajo muestra que el descenso de las horas trabajadas es de 22.5%, mientras que las horas de los no registrados se contrajeron 22.9% en el período analizado.

Cabe recordar que Argentina agravó en 2020 su crisis laboral al volver a tener la tasa de ocupación más baja de América Latina y una de las cifras de desempleo más elevadas, según un relevamiento de la Organización Internacional del Trabajo (OIT).

Si bien no fue el estado más golpeado de la región, Argentina mostró las cifras de ocupación y de participación en el mercado laboral más bajas, tal como había ocurrido en el informe del año pasado, al tomar los países de Sudamérica (salvo Venezuela), cinco países de América Central y el Caribe y México.