La directora general de Alstom México, Maite Ramos, aseguró que invertirán 500 millones de pesos en la planta que tienen en esta localidad para adecuar los procesos y cumplir con el contrato que tienen con el Fonatur para fabricar el material rodante del Tren Maya, proyecto al que han identificado con el slogan: Un tren para México, hecho en México.

El primer tren, de 42, se deberá entregar a mediados del 2023 y el último en diciembre del 2024.

Su compromiso actual es que los trenes tengan un componente nacional de, al menos el 72%, que fue el tema que los hizo superar a su contendiente en la licitación internacional, CAF.

“Normalmente en las licitaciones se pide el 30 o el 35% de contenido local. En este caso había una intención válida del gobierno federal de buscar el desarrollo de México y nos puso el reto del 65% de contenido. Nunca en México ni en otro país se había pedido ese nivel”, explicó.

Durante la inauguración de una feria de proveedores, con la que se busca elegir a las empresas que la ayudarán en su misión, el gobernador de Hidalgo, Omar Fayad, destacó la importancia económica local que representa el proyecto y se animó a pedir que el contenido local sea todavía mayor.

En respuesta Ramos dijo que el número, aunque está escrito en la propuesta que entregaron en su momento al Fonatur, no está cerrado, pero no puede garantizar que así ocurra porque en México no hay una cadena de proveeduría para el sector ferroviario.

“Hay ciertos materiales que son difíciles de conseguir en México, como el aluminio, y lo que requerimos no hemos conseguido proveedores locales. Ojalá que lo tengamos sino tendremos que importar”, agregó la directiva.

En la feria de proveedores se inscribieron poco más de 130 empresas, entre ellas: Vega Consultores, Tuercas y Tornillos Baez, Tecnología en soldadura y corte, Redmag, Euromaquinas herramientas, Transportadores Anvantec, Fribramex, Boxmark, RYMSA y Poliplast.

De acuerdo con Alstom, las firmas seleccionadas serán sometidas a un proceso de evaluación industrial denominado Quick Industrial Assessment (QIA), con la finalidad de garantizar el cumplimiento de sus lineamientos globales.

En su momento, como invitado especial, el embajador de Francia en México Jean-Pierre Asvazadourian, manifestó su beneplácito de que una firma como Alstom tenga la responsabilidad de crear un tren tan emblemático como lo es el Tren Maya y destacó que el desarrollo tecnológico que tiene la firma se encuentra a la vanguardia de la industria de la movilidad en el mundo. 

alejandro.delarosa@eleconomista.mx