Washington.- El Fondo Monetario Internacional (FMI) prevé un escenario de volatilidad para las economías desarrolladas y emergentes, incluyendo las de América Latina, indicó este jueves el director del organismo para la región, Alejandro Werner.

El organismo espera un crecimiento mayor de las economías latinoamericanas este año en comparación al de 2013, pero "la volatilidad será un factor relevante en los próximos meses en los mercados desarrollados y los mercados emergentes", dijo Werner.

Alejandro Werner, director para el Hemisferio Occidental del FMI reconoció en rueda de prensa en Washington, Estados Unidos, que el panorama para la región es muy incierto, debido a situaciones como un menor crecimiento de la economía china y el repliegue de Estados Unidos a las medidas de estímulo por parte de la Reserva Federal.

CRECIMIENTO DESIGUAL

Alejandro Werner vaticinó que el México crecerá 3% este año debido a la recuperación económica en Estados Unidos, pero precisó que pese a esta recuperación, la expansión de la economía mexicana no reflejará su potencial, al poner de relieve que México es una economía grande en la región.

"Es un crecimiento importante, pero sigue siendo una tasa de crecimiento moderada, el tres por ciento que estamos anticipando", enfatizó el funcionario en conferencia de prensa.

Explicó que la baja del crecimiento en 2013 se debió a diversos factores coyunturales como la reducción en el crecimiento del gasto público en la primera mitad del año por el cambio de gobierno, pero se espera que se revertirá totalmente este año.

Indicó que se espera por otra parte "la recuperación de Estados Unidos".

"En el mediano plazo tenemos que ver el efecto que van a tener sobre el crecimiento del poder económico, las reformas estructurales que se legislaron a nivel constitucional y es importante analizar los cambios en leyes secundarias que vengan", destacó.

Para Centroamérica, dijo, la actividad de construcción estadounidense estimulará las remesas, mientras que turistas de ese país alentará la actividad en la región de El Caribe.

Comentó que para Venezuela y Argentina las "presiones sobre la inflación, la balanza de pagos y los mercados cambiarios" afectan "negativamente" la confianza y la oferta agregada.

En tanto que países como Brasil, Chile, Colombia, Perú y Uruguay, Werner consideró que el crecimiento promedio se mantendrá por debejo del 4%, lo que representa "una marcha lenta en relación con los niveles históricos".

REFORZAR AMORTIGUADORES FISCALES

Alejandro Werner dijo que América Latina y el Caribe deberían reforzar sus amortiguadores fiscales y usar políticas monetarias y tipos de cambio flexibles para absorber cualquier golpe generado por grandes cambios en la economía global.

Los temores por la salud de algunas grandes economías emergentes han provocado una fuga de inversores de esos mercados, lo que ha llevado a muchos bancos centrales a elevar las tasas para contener los efectos de la liquidación.

Una fuerte devaluación del peso argentino ha provocado miedo a una crisis monetaria en la nación sudamericana que podría contagiar a vecinos como Uruguay y Brasil.

No obstante, Werner sostuvo que economías más pequeñas como Uruguay y Paraguay están mejor preparadas que antes para soportar cualquier impacto que resulte de un contagio de Argentina.

Werner dijo que el impacto de la debilidad de las monedas en los precios al consumidor en la región es menor ahora que hace 20 años.

Mercados emergentes

apr/ Con información de AFP, Reuters y BBC Mundo