A pesar de los avances registrados en materia de transparencia, en promedio, los principales ayuntamientos del país reprobaron este año, según informó el Instituto Mexicano para la Competitividad (Imco).

El Índice de Información Presupuestal Municipal 2012 que elaboró el organismo arrojó una puntuación promedio de 16%, en una escala de cero a 100. En la medición del 2011, la nota promedio fue de 11 por ciento.

Según el Instituto, este avance, aunque positivo, resulta insuficiente respecto del grave problema de la opacidad generalizada en los municipios evaluados y la pobre voluntad política para hacer del gasto una fuente de información accesible.

Para su composición, se revisaron la accesibilidad, presentación, desglose, precisión y el lenguaje utilizado en las principales 364 alcaldías mexicanas. De éstas, sólo 80% publica sus leyes de ingresos, 52% sus presupuestos de egresos y apenas 47% da a conocer los dos.

De la muestra estudiada, sólo cinco aprobaron con una calificación superior a 60 por ciento: Metepec (100%), Puebla (100%), Bahía de Banderas (68%), Tepic (65%) y Aguascalientes (62 por ciento).

En contraste, 274 alcaldías no superan el nivel de 21 por ciento; es decir, no pasaron la evaluación ni de panzazo.

POBRES AVANCES

Hay un avance muy modesto en lo que es la situación de opacidad plena y que sigue en una discrecionalidad enorme de los gobiernos municipales del gasto público , comentó Juan Pardinas, director del Imco, en conferencia de prensa.

Las áreas menos transparentes respecto de los presupuestos de los ayuntamientos son el acceso a las leyes de ingresos y egresos, los montos y destinos del dinero federal que llega a sus arcas y los términos y montos de la deuda.

Para avanzar en la materia, el Imco propuso la presentación de un presupuesto con formato entendible por cualquier ciudadano, con clasificaciones y desgloses precisos de cada rubro presupuestal, con transparencia de los dineros destinados a subsidios y sindicatos, así como con topes para el gasto corriente y de nómina, entre otras iniciativas.

CAMBIOS EN EVALUACIÓN

Juan Pardinas añadió que con la promulgación de la Ley General de Contabilidad Gubernamental –ya aprobada por el Poder Legislativo-, esta evaluación tendrá que evolucionar hacia un monitoreo de cómo están cumpliendo estados y municipios con las disposiciones impuestas por la Federación respecto de la armonización contable y la transparencia del gasto.

La voluntad política, capacitación de los servidores públicos y los alcances de recursos técnicos y tecnológicos serán los principales frenos para que los gobiernos subnacionales no cumplan con la normativa, comentó.

[email protected]