Para la elaboración de políticas públicas eficaces y la preparación de una reforma fiscal, es necesario que los países cuenten con un simulador de impuestos, según recomendó el Centro Interamericano de Administraciones Tributarias (CIAT).

Además, serviría de base para contar con modelos de microsimulación unificados para toda América Latina, con lo cual se podría replicar la exitosa experiencia del proyecto EUROMOD que hoy se aplica a todos los países europeos.

Desde el año 2010, el CIAT, organismo de asistencia técnica que agrupa a 40 países del cual México es miembro, viene impulsando el uso de técnicas de microsimulación en las áreas de estudios e investigaciones debido a que es cada vez más frecuente su involucramiento en tareas de evaluación de políticas o preparación de reformas tributarias.

El CIAT consideró que es imperativo tomar ventaja de las bondades de este tipo de técnicas cuantitativas, y así brindar mejores recomendaciones a los hacedores de políticas. A principios de año, el Centro de Estudios Fiscales del Servicio de Rentas Internas de Ecuador concluyó la revisión y validación del modelo de microsimulación del impuesto a la renta de personas jurídicas.

En México sólo existen algunos intentos a nivel investigación y académica de simuladores de impuestos. Uno de ellos fue el que elaboró hace dos años el Centro de Estudios de Finanzas Públicas de la Cámara de Diputados.

CAMBIO DEMOGRÁFICO

Actualmente, el Centro de Investigación Económica y Presupuestaria, una organización de la sociedad civil, creó un simulador de cambio demográfico y finanzas públicas, con el fin de calcular deuda y los ingresos futuros que deberá sortear el país frente a las modificaciones en su estructura demográfica en los próximos años, ello sin contar con una reforma fiscal. Se trata de una herramienta computacional de simuladores fiscales que permiten a los usuarios hacer modificaciones a los esquemas impositivos más importantes de México.

[email protected]