La agencia calificadora Standard & Poor’s (S&P) ratificó la nota soberana de México en “BBB+/perspectiva estable”, pero advirtió que “un cambio negativo” en las políticas económicas o fiscales posteriores a las elecciones podría llevarles a bajar la calificación.

“La erosión gradual resultante del perfil financiero del soberano elevaría la vulnerabilidad de las finanzas públicas ante choques adversos, lo que nos llevaría a bajar las calificaciones soberanas”, sentenció en un comunicado.

La nota soberana de México se encuentra dos escalones arriba del grado de inversión y la perspectiva estable sugiere que en un periodo de seis a 18 meses no hay riesgo de un cambio en las condiciones financieras de la economía.

Al respecto, la Secretaría de Hacienda dijo que la ratificación de  S&P es una buena señal del reconocimiento a la política económica de México, que ha mejorado notablemente sus perspectivas en el último año.

En julio del 2017 la propia calificadora había revisado la perspectiva de la nota soberana de México de Negativa a Estable, con el argumento de que nuestro país estaba respondiendo adecuadamente a presiones externas y volatilidad financiera.

En su comunicado, S&P citó que “cambios negativos no previstos” tras las elecciones podrían afectar las expectativas de crecimiento del Producto Interno Bruto (PIB). “Y un bajo crecimiento en combinación con déficit fiscales mayores que los esperados dificultaría que la administración estabilice su deuda como porcentaje del PIB en los próximos dos años”.

El análisis, liderado por Joydeep Mukherji, consigna que otro factor de riesgo sería que se presenten “cambios inesperados en las políticas del sector de energía, incluyendo medidas que debiliten la salud financiera de Petróleos Mexicanos o la Comisión Federal de Electricidad que podrían aumentar los pasivos contingentes del soberano”.

Señalan que la evaluación institucional que hacen a México “refleja la madurez de su democracia en la que los partidos comparten, de manera creciente, el poder en los niveles de gobierno nacional y local”.

“La democracia ha traído estabilidad y cambios regulares de gobierno al país; sin embargo, no ha reducido la percepción de corrupción y de una débil aplicación de la ley”, exponen.

TLCAN, EL OTRO RIESGO

La firma anticipó que los tres socios comerciales del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) llegarán “finalmente a un nuevo acuerdo que preserve en gran medida el comercio y los vínculos financieros transfronterizos que apuntalan a la economía de América del Norte”.

El analista soberano Mukherji, esgrimió que “una alteración inesperada en los vínculos comerciales y de inversión entre México, Estados Unidos y Canadá también podría afectar las expectativas de crecimiento del PIB.

PERO RATIFICÓ LA NOTA

Pese a los riesgos, los analistas confían que “en un periodo de dos años, prevalecerá la continuidad de las políticas económicas, junto con una política fiscal que contenga el nivel de deuda del gobierno”.

La agencia dijo que la nota “BBB+” es reflejo de su historial de cautelosas políticas fiscales y monetarias, lo que ha contribuido a limitar los déficits y a mantener una baja inflación y un nivel moderado de deuda externa.

Anticipó que “el crecimiento del PIB supere ligeramente 2% en el 2018 y durante el 2019–2021 o a penas por debajo de 2% per cápita, suponiendo un crecimiento constante en Estados Unidos.