Paul Ryan, portavoz de la Casa Blanca, declaró que los congresistas republicanos intentarán empujar la reforma tributaria propuesta por Trump, así como el plan de infraestructura ambas políticas clave para los inversionistas en la primavera, luego de centrarse en la atención a la salud.

En un programa de televisión estadounidense, Ryan declaró que el aplazamiento se debe a la manera en que funciona el presupuesto, que no podremos escribir nuestro proyecto de ley para la reforma tributaria hasta que el presupuesto pase y entonces sí podremos formularla durante el verano , y dijo que ahí mismo presentarán el paquete de infraestructura.

Las esperanzas del recorte de impuestos a las corporaciones y el gasto en proyectos de infraestructura han sido los principales motores para impulsar el mercado de valores, luego de que en noviembre Donald Trump ganara las elecciones presidenciales y su partido mantuviera el control de ambas cámaras en el Congreso.

No obstante, otras situaciones se han impuesto en la agenda de los legisladores republicanos y de Trump: la inmigración y la Ley de Cuidados de la Salud Asequibles, conocida como Obamacare.

Sentimos la necesidad de rescatar el rumbo aquí y es por ello que vamos a empezar con el sistema de salud, en él se irá el primer presupuesto. Entonces, en la primavera, con el segundo presupuesto, ahí es donde viene la reforma tributaria , acentuó Ryan.

Tanto Trump como los republicanos del Congreso han promocionado una reforma fiscal como la clave para impulsar el crecimiento económico y la creación de empleos, a pesar de que según las cifras más actuales del Departamento de Trabajo, las solicitudes de subsidios por desempleo al 28 de enero fueron 246,000, cifra que se mantiene cercana a lo que se conoce como pleno empleo.

Trump ha llamado a que se reduzca la tasa impositiva a las empresas a 15%, luego de estar en 35 por ciento. No obstante, la propuesta planteada por Ryan requiere que se mantenga en un mínimo de 20 por ciento.

También, cuando era candidato, Trump habló de gastar 1 billón de dólares en infraestructura, como parte de sus promesas para estimular la creación de empleos en el Rust Belt, zona industrial que se extiende desde Pensilvania hasta Wisconsin. Los demócratas ya habían adelantado una propuesta de infraestructura al respecto y esperan que Trump la recupere.

Sin embargo, los republicanos se han mostrado cautelosos de agregar un plan de infraestructura a la deuda nacional, por lo que Ryan dijo, ellos buscarían un camino distinto al de los demócratas. Aludiendo que este no es un billón más de gasto de los contribuyentes. Esto es, ¿cómo incorporar los dólares del sector privado en el gasto en infraestructura? como tuberías y cosas por el estilo.

Ahí está la reforma de la Administración Federal de Aviación, donde se tienen que revisar los sistemas de control del total del tráfico aéreo, esa es una enorme pieza de infraestructura que incluye aeropuertos, destacó.