Rechazada por la iniciativa privada, la reforma hacendaria fue defendida por el gobierno de Enrique Peña Nieto, al asegurar que sus "beneficios" ya se han comenzado a materializar.

El Ejecutivo federal argumenta que uno de los principales beneficios de la reforma es el fortalecimiento de la capacidad financiera del Estado mexicano.

"En el periodo enero-julio, los ingresos tributarios aumentaron 6.3 por ciento. Si se ajusta la comparación al excluir los ingresos no recurrentes del programa 'Ponte al corriente' recibidos en el 2013, el aumento fue de 10.7%", asegura el gobierno ante los legisladores en una de las respuestas que les remitió como parte de las llamadas "preguntas parlamentarias".

El Ejecutivo explica que los mayores ingresos han permitido compensar el efecto de la revisión a la baja de la plataforma de producción de Pemex correspondiente al 2014, de 2.52 millones de barriles diarios a 2.34 millones.

Sin embargo, explica el gobierno, debido al crecimiento de los ingresos tributarios, a julio del 2014, los ingresos públicos totales fueron mayores al programa a pesar de que hubo un faltante en los ingresos petroleros de aproximadamente 30,000 millones de pesos.

"El favorable desempeño de los ingresos tributarios ha dado soporte al gasto público: a julio de 2014, el gasto programable fue superior en 12% al de igual periodo del año anterior".

En la respuesta al Congreso, se detalla que con la finalidad de avanzar en la simplificación del pago de impuestos, la reforma hacendaria eliminó el Impuesto Empresarial a Tasa Única (IETU) y el Impuesto a los Depósitos en Efectivo (IDE), con lo cual se redujo a la mitad el número de cálculos que las empresas debían realizar para pagar sus impuestos.

Indica, además, que se creó una nueva Ley del Impuesto Sobre la Renta, que eliminó la mayoría de los regimenes preferenciales y de los tratamientos especiales, y con ello se amplió la base del impuesto y simplificó el pago.

"En este contexto se eliminó el régimen de consolidación fiscal. Como resultado de esa medida en 2014, 310 grupos empresariales que controlaban a 4,220 empresas han dejado de consolidar".

Finalmente, el Presidente comunicó a los legisladores que en mayo del 2014, se recibió un pago definitivo extraordinario de ISR por 5,500 millones de pesos, provenientes de dichos grupos empresariales.

mfh