La reforma para equiparar la defraudación fiscal con delincuencia organizada puede derivar en una serie de abusos, además de que desincentivará la inversión del sector privado en el país, alertó la presidenta de la Comisión de Hacienda de la Cámara de Diputados, la panista Patricia Terrazas.

Este jueves el dictamen de la llamada reforma penal fiscal pasó la primera lectura en el Senado de la República y se espera que sea discutida en la sesión del martes.

“La realidad es que tiene muchísimos riesgos (...) Te conviertes en delincuente y mientras demuestras lo contrario estás en prisión preventiva”, dijo la presidenta de la Comisión de Hacienda.

La legisladora albiazul ejemplificó que pueden darse casos como que una empresa que generó cierta factura cierre por problemas, como la delincuencia, y derivado de ello se pueda creer que en realidad la factura emitida fue a través de una empresa fachada y con ello generarse una serie de problemas ante las autoridades.

En este tenor, Terrazas recordó que recientemente se reformaron las leyes para incrementar las penas en cuestión de facturación falsa, por lo que ahora se debe enfocar los esfuerzos en mejorar las capacidades de las instituciones encargadas de verificar el tema.

Lo más importante es que la Secretaría de Hacienda haga su trabajo, y que el Servicio de Administración Tributaria (SAT), específicamente, haga su trabajo de llevar a cabo una inteligencia “porque si hacemos el grupo de inteligencia fiscal dentro del SAT con las bases robustas se puede detectar perfectamente las empresas fantasma y de esa manera hacer las revisiones dirigidas”, sostuvo.

Se puede rastrear el origen del dinero

Terrazas expuso que aunado al SAT se tiene a la Comisión Nacional Bancaria y de Valores que puede ser un aliado importante en el tema porque se puede rastrear “el origen y destino de los recursos”.

“Es muy importante lo que ya existe, si lo aplicas y lo aplicas bien y apegado a derecho, pero también crear nuevas fórmulas para llevar más gente a la cárcel pues seguramente estaremos llevando justos por pecadores”, explicó.

Por último, la legisladora mencionó que como diputada de oposición buscará concientizar a los demás legisladores sobre los riesgos que trae esta reforma en cuanto llegue a San Lázaro, que, además, afectará la confianza empresarial en el país, sin duda.

“A los empresarios lo que necesitamos en este momento es darles una bocanada de oxígeno para que ellos tengan la certeza de que se les va a respetar, en este caso, hasta su libertad”, concluyó.