El Presupuesto de Egresos de la Federación (PEF) para el próximo año encendió la discusión en el pleno de San Lázaro, ante las críticas generadas por las bancadas de la oposición respecto a temas como los recursos que se usarán para las vacunas del Covid-19, la reducción del gasto a estados y municipios, y otros recortes.

Si bien el dictamen fue aprobado en la tarde del martes por la Comisión de Presupuesto y Cuenta Pública, la discusión en el pleno de la Cámara Baja se alargó hasta la noche y, al cierre de esta edición, aún faltaba la votación en lo general y la presentación de diferentes reservas para aprobarlo en lo particular.

“Es el tercer presupuesto que se aprueba, en esta administración, tal cual lo mandó el Ejecutivo Federal (...) si bien el gasto en general disminuye en 0.3%, a las entidades federativas se le disminuye el 9 por ciento. Es un presupuesto centralista”, criticó Tonatiuh Bravo, de Movimiento Ciudadano.

Por su parte Fernando Galindo, del Partido Revolucionario Institucional (PRI), aseveró que el presupuesto “no está a la altura de la pandemia que vivimos” y se desaprovecha la oportunidad de fomentar el crecimiento y desarrollo.

El diputado del PRI, Enrique Ochoa, señaló que en el PEF 2021 no está presupuestando la compra de la vacuna contra el nuevo coronavirus, mientras que a la partida del Sistema Nacional de Vacunación se asignan menos recursos.

“Los datos no mienten. Hace una semana Morena le quitó 33,000 millones de pesos al Fondo de Salud para el Bienestar para la compra de la vacuna contra Covid-19, sin embargo, solo le están incrementado al sector salud 16,500 millones de pesos, es la mitad de lo que se retiró al Fondo de Salud”.

Por su parte, el coordinador parlamentario de Encuentro Social, Jorge Arturo Argüelles, refrendó que el presupuesto para el próximo año debe garantizar la atención médica para los que padecen de Covid-19 y reconoció el incremento en el sector salud.

“Es importante decir que en el PES ronda la incertidumbre sobre el etiquetado de los recursos para la vacuna contra Covid-19. Sí o sí tenemos que garantizar a la ciudadanía que habrá vacunas para todas y todos”.

A gasto programable 73%

De acuerdo con el documento, se mantendrá la propuesta del Ejecutivo Federal de tener un gasto neto el siguiente año de 6 billones 295,736 millones de pesos, lo que significa una reducción de 0.3%, en términos reales, respecto al gasto que se aprobó para el 2020.

De los recursos que se tienen contemplados 4.6 billones son para gasto programable, es decir, 73% del total, mientras que 1.6 billones se irá al gasto no programable.

Durante la discusión, el diputado de Morena, Pablo Gómez, aseguró que el PEF 2021 tiene como ejes centrales proteger la inversión pública productiva, aumentar el gasto social y evitar una crisis de deuda. Agregó que se contempla 5.3% real de incremento y una disminución de 1.7% del gasto corriente, pues se busca defender el empleo de los trabajadores del Estado.

Para respaldar el dictamen, su compañera de bancada y vicepresidenta de San Lázaro, Dolores Padierna, señaló que en el PEF para el próximo año se aumenta 9% el presupuesto a la Secretaría de Salud y 2.7% al Fondo de Aportaciones para los Servicios de Salud (FASA), que se entrega a los estados y municipios para la compra de la vacuna para Covid-19.

Las reasignaciones

El dictamen que se aprobó en la Comisión de Presupuesto y Cuenta Pública contempla reasignaciones presupuestarias por 2,407 millones de pesos, 78.9% menor a las que se realizaron el año pasado por 11,396 millones de pesos.

Estas reasignaciones provienen, en su mayoría, de reducciones en el gasto de ramos administrativos respecto a lo propuesto por el Ejecutivo Federal, así como de la Secretaría de Educación Pública (SEP), un ramo administrativo que sufrió un recorte de 200 millones de pesos.

Comisiones proponían reasignaciones por $105,000 millones

El camino del Presupuesto

Tras la entrega del Paquete Económico 2021, en septiembre pasado, la Cámara de Diputados empezó a planear el análisis del Proyecto de Presupuesto de Egresos de la Federación (PEF) a través de Parlamentos Abiertos para escuchar las opiniones de diferentes expertos, instituciones, organismos, gobernadores, académicos y demás actores, en donde las críticas al uso de los recursos de gobierno se hicieron presentes.

En total, se realizaron cuatro Parlamentos Abiertos, enfocados a los temas de gobierno, desarrollo social, desarrollo económico y gasto federalizado. Entre las críticas que hubo fueron el presupuesto para el campo del siguiente año, reinstalar el presupuesto al FORTASEG, entre otros, así como la austeridad y un presupuesto inercial, que no estaba a la altura de la crisis sanitaria y económica.

También se llevó a cabo la comparecencia de Victoria Ceja, subsecretaría de Egresos, en donde una de las mayores críticas fueron los recursos de los fideicomisos eliminados, así como los 33,000 millones de pesos del Fondo de Salud para el Bienestar.

“El costo estimado de la vacuna es de 1,600 millones de dólares, que se atenderán con los recursos de los fideicomisos. Hay un transitorio en la reforma que dice que el destino será para (atender) el Covid-19. Estos recursos ayudarán a atender este gasto. Es un monto bastante fuerte e imprevisto (...) (los 33,000 millones de pesos) están destinados a fondear diversos temas en salud.

Asimismo, las diferentes comisiones de la Cámara Baja mandaron 39 opiniones, de las cuales 12 fueron positivas y sin ampliaciones o reducciones a los montos asignados en el PEF, mientras que 27 contenían propuestas de reasignación por un monto superior a 105,000 millones de pesos, pero sólo se reasignaron  2,407 millones de pesos. (Con información de Belén Saldívar)

valores@eleconomista.mx