Crear una infraestructura digital óptima y cumplir en el menor tiempo posible con las modificaciones en administración fiscal son los principales retos que enfrentan las empresas en México para mantenerse en orden ante el Servicio de Administración Tributaria (SAT), afirmó Fernando Garrido, director de TMF México.

En entrevista con El Economista, el directivo de la compañía que se dedica a brindar servicios de negocios a empresas que operan e invierten a nivel global afirmó que aunque la autoridad fiscal considera el gran esfuerzo que conlleva implementar las nuevas regulaciones y ha dado algunas facilidades, cumplir con los tiempos que establece la autoridad fiscal, resulta difícil para muchas empresas.

El periodo de cumplimiento que se da como margen muchas veces resulta ser ambicioso, lo que ejerce presión a algunas firmas, es por ello que muchas optan por el procedimiento legal del amparo; en su mayoría, los procesos legales se toman como una opción para ganar tiempo, dando así un respiro a las compañías para prepararse y tener su administración fiscal alineada con toda la digitalización del SAT , afirmó.

En un momento donde las modificaciones en procesos contables por parte de la autoridad fiscal son constantes, las empresas deben analizar frecuentemente qué tal está su infraestructura digital y la inversión que deben hacer para poder adaptar su gestión contable y estar en orden con Hacienda.

Por ello, contar con recursos libres para procesos fiscales es importante. Para tener los procesos administrativos contables correctos, existe la opción de contratar empresas que lleven su contabilidad (las cuales se encargan de modificar los cambios administrativos) o invertir en una infraestructura digital propia, lo que en ocasiones genera un costo mayor cuando surgen cambios en gestión contable.

A decir de Fernando Garrido, mantenerse actualizado en cómo cumplir con las obligaciones ante el fisco es un reto para muchas empresas, en especial para las pequeñas y medianas, pues además de enfocarse en crecer, deben fijarse en instrumentar una infraestructura digital óptima.

Hay una especie de preocupación de que las empresas en el país, sobre todo las pymes, digitalicen el área de contabilidad correctamente y atiendan los requerimientos de la autoridad fiscal de una manera pronta y eficiente , acotó.

El directivo detalló que 90% de los clientes de TMF México son empresas extranjeras que están o quieren invertir en México; acotó que estas firmas internacionales han demostrado una amplia disponibilidad de migrar a todos los cambios fiscales que el gobierno implementa.

Consideró que México realmente se está modernizando para afrontar la digitalización que se está viviendo, no sólo en cuanto a recaudación de impuestos, sino en muchos otros procesos que el gobierno tiene.

El hecho de que el país haya arrancado y esté consolidando la contabilidad electrónica es un cambio muy positivo, eso ya se vio; sin embargo, ello conlleva también muchos retos importantes tanto al fisco como a las empresas , reiteró el director de TMF México.

[email protected]