El Producto Interno Bruto (PIB) de la zona euro se contrajo 0.3% en el último trimestre del 2011 respecto al lapso julio-septiembre; no obstante, registró un crecimiento de 1.4% en todo el 2011, informó la agencia de estadísticas de la Unión Europea.

En el periodo octubre-diciembre del 2011, el crecimiento europeo registró una expansión anual de 0.7% frente al mismo lapso del 2010. El resultado fue menor al observado en el mismo periodo del 2010, cuando creció 1.3 por ciento.

En una señal de la débil confianza empresarial, la industria, desde la manufactura a la minería, cayó 2% en el periodo frente al tercer trimestre, a medida que aumentaban las preocupaciones por la capacidad del bloque de moneda única para cumplir los pagos de su deuda.

Los hogares europeos sufrieron por los profundos recortes en el gasto gubernamental y el crecimiento del desempleo, lo que redujo su gasto en 0.4%, mientras que el del gobierno cayó 0.2% en el cuarto trimestre.

El presidente del BCE, Mario Draghi, dijo la semana pasada que también ve una estabilización en la confianza empresarial, aunque a niveles bajos, y el alto funcionario económico de la UE, Olli Rehn, expresó la semana pasada que ve señales de mejoría en la economía europea.

No obstante, la Comisión Europea espera que la zona euro caiga en recesión este año, con la economía registrando una contracción de 0.3%, y hay amplias diferencias entre el destino de la endeudada Grecia y la eficiente y exportadora Alemania.