La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) trabajará con el gobierno que gane las elecciones de México, sin distingo de su inclinación de derecha o izquierda, aseguró el Director de Estudios para Países de la entidad, Álvaro Santos Pereira.

“Nosotros trabajamos con gobiernos de izquierda o derecha, y estaremos listos después de las elecciones para trabajar y ayudarles a reformar”, aseveró.

En videoconferencia para presentar los resultados del Interim Economic mundial, consignó que su nuevo escenario de crecimiento para México, de 2.5% para este año, incorpora la expectativa de que las reformas aprobadas seguirán generando beneficios. “Y por supuesto también incorpora la expectativa de un mejor desempeño de Estados Unidos”.

Acompañado por la economista senior de la OCDE para el País, Sonia Araujo, dijeron que el escenario central de la entidad acerca del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) es el de su firma y mejora.

“No acostumbramos a hacer hipótesis sobre escenarios negativos. Es importante que el diálogo continúe, porque creemos que la negociación tenga sus frutos (…) Todos entendemos que el TLCAN ha sido positivo para los tres países y confiamos que Canadá, como Estados Unidos y México lo reconocen también. Ciertamente, hay cosas a corregir, pero es importante que los flujos de comercio continúen entre los 3 e incluso aumenten. Es lo que nos interesa enfatizar”, dijo Santos Pereira.

Aparte, la economista Araujo admitió que el cambio al alza en su expectativa de inflación para este año, de 4% a 4.4%, “se revisó por el arrastre estadístico de 2017”. Sin embargo, matizó que esperan ver que el comportamiento de la inflación siga su tendencia previa la baja.

Ambos coincidieron en la relevancia de realizar en México una segunda ola de reformas y consignaron la conveniencia de hacer una tributaria que limite exenciones al IVA, aumente cobro al predial, imponga gravamen a las herencias y favorezca impuestos ecológicos.

ymorales@eleconomista.com.mx