La transformación que impulsa el presidente Andrés Manuel López Obrador se basa en dos elementos: la estabilidad macroeconómica y social, así como la disciplina fiscal, dijo ante senadores el secretario de Hacienda, Rogelio Ramírez de la O.

Durante su comparecencia en el Senado de la República, con motivo del análisis del Tercer Informe de Gobierno, el funcionario explicó que la prudencia fiscal ha sido uno de los puntos más relevantes de la administración actual, que aún en una de las crisis económicas más duras desde la Gran Depresión, no incurrió en deuda extra.

“No podemos gastar lo que no tenemos”, señaló a la vez que destacó el incremento de los ingresos gracias a la eficiencia de la recaudación y el combate contra la evasión fiscal, cumpliendo así la promesa de López Obrador de no crear ni aumentar los impuestos. “México es hoy reconocido por tener una posición fiscal y fundamentos económicos sólidos”.

Respecto a la economía, el secretario de Hacienda, confió que en el 2022 se recupere por completo y se llegue a niveles previos a la pandemia de Covid-19.

“Estamos entrando de lleno a una recuperación económica más balanceada y estable. Recordemos que, el primer impulso vino de la demanda externa, pero actualmente se observa también un dinamismo en el sector interno, el cual es el motor más fuerte de la recuperación”.

A pregunta expresa, el secretario informó que hasta ahora se han destinado 33,424 millones de pesos al pago de vacunas, mientras que en el presupuesto del 2022 se plantea un gasto de 28,734 millones de pesos.

Inconsistencias en el RIF

Entre los cuestionamientos que se le hicieron al funcionario de Hacienda fue la implementación del nuevo Régimen de Confianza, el cual tiene como objetivo facilitar el cumplimiento de las obligaciones fiscales de los contribuyentes. Las dudas, por parte de la senadora Katya Elizabeth Ávila, del PES, se centraron en cómo se iba a implementar y los beneficios que daría a los causantes.

De acuerdo con el análisis que hizo Hacienda, a diciembre del 2020, 2.2 millones de causantes en el Régimen de Incorporación Fiscal (RIF) –uno de los regímenes que quedará consolidado en el de Confianza– no presentaban declaraciones bimestrales, no emitían ni recibían facturas, ni habían dado aviso al SAT de sus actividades en los últimos dos años. A marzo de este año, se suspendieron del régimen 1.5 millones de contribuyentes, contó Ramírez de la O.

Además, se le disminuyeron obligaciones a 300,000 causantes que pasaron a formar parte del régimen de sueldos y salarios, ya que se detectó que tenían una relación laboral con un patrón.

“En el SAT ha habido cambios porque se encontraron situaciones de suplantación de identidades en 33,851 contribuyentes del RIF, se encontraron ilícitos en cuanto a defraudación, evasión y elusión fiscal, y estos ilícitos se tomaron en cuenta para las propuestas que tenemos”, destacó el funcionario.

Por ejemplo, de 1,700 causantes que se identificaron con facturas con montos inconsistentes declarados, 11.55% son del RIF con facturas por un importe de 179,000 millones de pesos, mientras que 41 causantes han sido identificados como emisores de declaraciones apócrifas.

Se consolidará la separación de intereses

Ramírez de la O, uno de los funcionarios más cercanos del presidente López Obrador, explicó que en adelante se consolidará la separación de los intereses privados de los del gobierno, lo cual beneficiará a tener mayores recursos y ejercer un mejor gasto público.

“El administrador del gobierno no puede responder a los intereses de los grandes consorcios privados; sin embargo, seguiremos colaborando con el sector privado para construir un México próspero, siempre poniendo adelante el interés de la ciudadanía”, dijo.

El funcionario de Hacienda detalló que la separación de estos intereses no es única de México, sino que también se ha llevado a cabo en otros países, en donde ha sido “todo un éxito”, lo cual se pretende repetir en el país.

La separación, agregó, dotará al gobierno herramientas para ejercer los recursos de manera más eficiente, gracias a la eliminación de gastos excesivos como lo eran las condonaciones fiscales, las cuales quedaron prohibidas en el país, salvo algunas excepciones, así como la insuficiencia de la fiscalización y una serie de huecos que tiene el sistema.

Subrayó que los “resultados más tangibles” se vieron el año pasado, cuando en medio de la crisis económica y sanitaria causada por la pandemia del Covid-19, los ingresos tributarios lograron crecer 0.8% mientras que la economía caía 8.5 por ciento.

Cambio climático

Otro cuestionamiento que se le hizo fue sobre los recursos que se destinarán al cambio climático, en medio de los huracanes, tormentas, temblores y derrumbes que han acontecido en los últimos meses. A lo que respondió que el presupuesto está adaptado a los objetivos de desarrollo sustentables. Precisó que el gasto que podría considerarse a este rubro es por 13,000 millones de dólares .

Al ser cuestionado sobre el Fondo de Desastres Naturales (Fonden), Ramírez de la O aseguró que en el 2021 se continuará con la atención de los daños ocasionados por la presencia de desastres naturales, por lo que hubo una asignación de 8,727 millones de pesos, 160% mayor a lo aprobado en el Fonden en el 2020. Para el siguiente año, aún se contempla un presupuesto de 9,055 millones de pesos, como quedó establecido en el decreto por el que se formalizó su extinción.

ana.martinez@eleconomista.mx