De acuerdo con la estimación oportuna del Producto Interno Bruto (PIB) del segundo trimestre, la economía mexicana registró una expansión de 3% anual con cifras ajustadas por estacionalidad, informó el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi).

Al respecto, expertos de Invex, Goldman Sachs y Grupo Financiero Banorte consignan que este desempeño evidencia que la economía ha resistido mejor a lo anticipado al panorama de incertidumbre generado por la nueva administración de Estados Unidos.

En tanto, analistas de Capital Economics consideraron que esta expansión del trimestre reportado es sólida y congruente con su previsión de un crecimiento para todo el 2017, de 2.2 por ciento.

De validarse este dato en la cifra final, que se divulgará el 22 de agosto, se confirmaría un cuarto trimestre consecutivo en aceleración consistente.

Además, quedaría como el incremento trimestral más dinámico desde el periodo abril-junio del 2014, cuando la expansión registrada fue también de 3 por ciento. Al compararla con el desempeño por trimestres desde que inició la administración del presidente Enrique Peña Nieto, resulta la segunda más alta de la citada gestión, apenas superada por 3.2% en el primer cuarto del 2013.

No obstante, Joan Rangel Domene, de Invex, y Alberto Ramos, de Goldman Sachs, concuerdan en que persiste el riesgo de que se materialice una desaceleración hacia el segundo semestre.

Con esta información preliminar se puede estimar que la expansión alcanzada por la economía en el primer semestre, habría sido de 2.8 por ciento.

Efecto directo del TLCAN

Al confirmarse este crecimiento del semestre en la cifra final, resultaría también la mayor expansión para un periodo enero–junio desde que el presidente Enrique Peña Nieto está al frente del país.

Al respecto, el estratega de mercados de Finamex, Casa de Bolsa, Guillermo Aboumrad, explicó que el deterioro del desempeño económico a partir del segundo semestre podría estar vinculado al efecto de la renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) sobre las decisiones de inversión.

Recordó que el año entrante se realizarán las elecciones presidenciales, lo que también suele generar incertidumbre para las decisiones de inversión.

El proceso electoral del 2018 es además visto por analistas del Fondo Monetario Internacional como particularmente incierto , lo que podría a su vez generar presión en los inversionistas.

Además, matizó Aboumrad, las tasas de interés en 7% podrían estar pasando su factura al crédito, lo que agregaría un factor de desaceleración al consumo, que en los últimos dos años ha sido un motor importante de crecimiento para México.

El avance de la economía en el primer semestre es congruente con las estimaciones de crecimiento de 1.9% que mantienen Goldman Sachs e Invex.

Servicios, el mejor ?desempeño desde el 2013

Con datos ajustados por estacionalidad, la estimación oportuna del PIB trimestral muestra un crecimiento real de 0.6% durante el segundo trimestre de este año, respecto del cuarto inmediato anterior.

Al desagregarlo por componentes, se observa que las actividades terciarias, que corresponden al sector servicios, donde se agrupan transporte, comercio, turismo, ocio, cultura, y administración, alcanzaron una expansión de 0.8% real respecto del trimestre previo. En su comparación anual, la estimación oportuna para las actividades terciarias se expandieron 4.1 por ciento.

De acuerdo con Marco Oviedo, jefe de Research en Barclays, este segmento representa 66% de la actividad económica de México.

Al ver el desempeño de este sector respecto de su comportamiento en lo que va de la administración, se puede identificar que el registro preliminar de este trimestre es el segundo más alto desde el primer cuarto del 2013, cuando alcanzó una expansión de 4.2 por ciento.

Industrial, primer positivo

En el segmento de actividades secundarias, el Inegi registró una variación real de 0.6% real respecto de igual trimestre del 2017.

Este avance incluye una fluctuación real respecto al trimestre previo de 0.1 por ciento. En este segmento se encuentran dos actividades: la industria, que es el principal componente del sector secundario, y la construcción.

Al validarse este avance se rompería, por primera vez en un año, la tendencia negativa que ha mantenido la actividad industrial desde el segundo trimestre del 2016 y que ha estado ligada al desempeño negativo del sector petrolero.

Primario desacelera

Las actividades primarias muestran una importante desaceleración anual, al ubicar su variación en 1 por ciento.

El dato contrasta con la fluctuación de 6.3% registrada entre el primer trimestre de este año y el mismo periodo del 2016.

El magro avance resulta el más bajo desde el segundo cuarto del año pasado, y sólo es superado por la caída de 1% anual registrada en el primer trimestre del 2016.

Las principales actividades del sector primario son agricultura, ganadería, silvicultura, apicultura, acuicultura, la caza, la pesca, explotación forestal y la minería.

[email protected]