Tras el dato que dio a conocer el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi) respecto al crecimiento económico para el primer trimestre del año, analistas refirieron que una menor expansión económica podría hacer que el gobierno incumpla la meta de recaudación de impuestos prevista para este año.

Manuel Baltazar Mancilla, director general de México Fiscal, indicó que si el crecimiento económico este año no alcanza la tasa de 2% es poco probable que se logre cumplir el objetivo de recaudación previsto por el erario público, de alrededor de 3.30 billones de pesos a través del pago de impuestos.

La Ley de Ingresos de la Federación (LIF) para el 2019 preveía que el fisco, a cargo de Margarita Ríos-Farjat, recaudara un total de 3 billones 311,373 millones de pesos; no obstante, en los Precriterios Generales de Política Económica para el 2020 se modificó a la baja este dato a 3 billones 301,476 millones de pesos, apenas 9,897 millones de pesos por debajo a lo aprobado.

“La recaudación depende mucho del Producto Interno Bruto (PIB), entre más crezca éste más posibilidades de generar un impuesto patrimonial se tiene, que en este caso es el Impuesto sobre la Renta (ISR), el gravamen más importante del país. Además de impulsar el consumo, el cual beneficia la recaudación por el Impuesto al Valor Agregado (IVA)”, declaró.

En días pasados, el Inegi dio a conocer su estimación oportuna del Producto Interno Bruto. Con cifras ajustadas por estacionalidad, la economía mexicana habría presentado un crecimiento anual de apenas 0.2% en el primer trimestre del año, mientras que en comparación con el trimestre previo presentó una contracción de 0.2 por ciento.

“En el Plan Nacional de Desarrollo el presidente presume que habrá un crecimiento sostenido de 4% anual, pero viendo cómo se prevé este primer trimestre no creo que se pueda llegar a esa cifra, parece imposible. Va a ser un año donde la recaudación puede llegar a ser cuestionada, puede que no alcance la meta. El panorama es complicado. Si logramos un PIB de 2% se logrará el objetivo, pero menos de este lo veo difícil, al menos que el fisco lo recupere a través de una mayor fiscalización”, refirió.

Por su parte Herbert Bettinger, experto fiscal, si bien reconoció que una menor expansión puede repercutir en los ingresos tributarios del país, esto será leve, salvo que la tendencia continúe por todo el año.

Control de mercado informal

Un menor crecimiento económico no es el único problema para la recaudación tributaria. La informalidad es uno de los grandes lastres que han tenido que cargar otros sexenios.

Herbert Bettinger, precisó que es importante que la actual administración delinee estrategias para combatir la informalidad, que hoy en día representa más de 50% de la Población Económicamente Activa. “Se tiene que empezar a controlar el mercado informal con más precisión”.

Otro factor que afecta la recaudación son las famosas empresas fantasmas, aquellas que evaden sus obligaciones fiscales y dañan severamente al fisco. Este problema, añadió Bettinger, es uno de los que más se han abordado en el actual sexenio.

“El tercer gran problema del país, que desgraciadamente no se toma en cuenta en la reforma laboral, es la regulación de las empresas que llevan a cabo el outsourcing y pagan menores impuestos de los que deberían”, aseveró.

Hay espacio para aumentarla

Héctor Villarreal, director general del Centro de Investigación Económica y Presupuestaria (CIEP), acotó que el gobierno tiene un espacio, en términos de recaudación, para poder captar más dinero a través del pago de impuestos, siempre y cuando no se materialicen ciertos riegos.

De acuerdo con los cálculos del CIEP, la administración actual podría recaudar hasta 1 punto del PIB más de lo que se tiene previsto, es decir, llegar a ingresos entre 3.5 y 3.6 billones de pesos.

“Hay espacio para una mayor recaudación, se puede recaudar más siempre y cuando no se materialicen cuatro riesgos”, apuntó.

Éstos son: menor expansión económica, efecto nocivo del decreto en la frontera norte del país, que la actual administración tributaria no funcione, y seguir otorgando mayores estímulos fiscales a las gasolinas.