El presidente Andrés Manuel López Obrador confirmó que la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) inició el proceso de discusión con expertos del Fondo Monetario Internacional (FMI) para renovar la Línea de Crédito Flexible que tiene abierta y que hasta el 30 de octubre garantiza a México acceso a 74,000 millones de dólares.

Desde Palacio Nacional, el primer mandatario mencionó que es una línea de crédito que no se ha usado ni se usará salvo en un caso excepcional. Resaltó que esto es un aliciente y un reconocimiento de que no hay asomo de crisis o recesión en el país.

“Es un fondo que no se utiliza, que no se ejerce, es para tener solidez en las finanzas públicas ante alguna contingencia, es un fondo que se suscribió hace algún tiempo, y nuestros técnicos recomiendan que se mantenga para no generar ninguna inestabilidad, ningún nerviosismo, y vale más que sobre y no que falte, que se tenga ahí. Nosotros tenemos una economía sana, completamente, admirable, hasta por los organismos financieros internacionales, cada vez lo reconocen más, la banca internacional habla de equilibrios macroeconómicos, y la economía de México está sólida, no tenemos ningún asomo de crisis, de recesión”, expresó López Obrador esta mañana en su habitual conferencia matutina.

El mandatario federal argumentó que la línea de crédito del FMI termina con la idea de que las calificadoras y agencias internacionales bajarían la calificación crediticia de México.

“Un argumento que utilizó el Banco de México (Banxico) para bajar la tasa de interés fue que la economía está consolidada, fuerte, y estoy hablando de una institución autónoma, independientes. Lo del FMI es por eso. Ellos están dando la confianza al gobierno de México y se considera que se puede mantener ese fondo, que no es gastar dinero de crédito, o aumentar la deuda”, expresó.

López Obrador dijo que este año la deuda no ha aumentado hasta ahora con relación al 2018, aunque puede presentar al final de 2019 un ligero aumento, aunque no mayor al del año anterior, dijo. Expuso que su gobierno no financiará con deuda la operación de los programas sociales y, en general de la administración pública federal.

“Nosotros tenemos un compromiso que se está cumpliendo de no aumentar la deuda pública. Con relación al PIB, este año es un poco menor la deuda, se ha reducido. Todavía no termina el año, porque puede ser que aumente un poco, pero no va a ser mayor que el año pasado la deuda, es decir, no va a aumentar en términos reales la deuda pública”, comentó.

[email protected]