La calificadora Moody's advierte que un levantamiento temprano del distanciamiento social en los países donde las tasas de mortalidad se mantienen elevadas, como México, Brasil e India, presionará las perspectivas crediticias para el segundo semestre.

De acuerdo con ellos, “si bien se han estabilizado las condiciones financieras en el mercado mundial, las perspectivas crediticias se mantienen frágiles, dominando la información de infecciones por coronavirus y su tasa de mortalidad”.

“Aún relajando las políticas de distanciamiento social, la conmoción que propició la pandemia en el crecimiento, las ganancias y la carga de deuda han quedado como una profunda vulnerabilidad, sobre todo para los emisores con perspectivas negativas”, destacaron en un análisis que no tiene impacto en la calificación.

Y se refiere explícitamente a los casos de México, Brasil e India.

Al interior de un análisis sectorial titulado Sombras en perspectivas crediticias por cierres en la pandemia, la calificadora indicó que los países con balances externos públicos más sólidos o que muestren respuestas políticas creíbles, estarán mejor orientados para salir y recuperarse de la recesión actual.

“El estrés crediticio entre las empresas emergentes de grado especulativo puede frenar aún más la recuperación económica”, sostuvieron.

Destacaron que una segunda ola de contagios como los observados en varios países puede fragmentar más a la economía mundial y alimentar el proteccionismo que pesa sobre las perspectivas comerciales de mercados emergentes.

“La pandemia está amplificando las debilidades estructurales en los perfiles de crédito soberano y la crisis está reforzando una erosión gradual de la calidad crediticia para algunos de los principales soberanos en los mercados emergentes”, advirtieron.

Emergentes sin grado de inversión, más afectados

Consignaron que la pandemia por el Covid-19 y el choque inducido para el crecimiento económico ampliaron las vulnerabilidades de los emisores emergentes, tanto soberanos como corporativos.

Incluso con un mejor sentimiento del mercado, acotaron, es probable que persista el estrés crediticio entre los emisores corporativos de emergentes con grado especulativo.

Lo que aumenta el espectro de mayores incumplimientos.

Como se recordará, la calificación de México en Moody's es “Baa1/perspectiva negativa” desde abril de este año. Con esta acción, queda la nota crediticia de México tres niveles arriba del Grado de Inversión, pero con una de tres posibilidades de sufrir un nuevo recorte.

En tanto para Pemex, Moody's recortó la calificación en el mismo mes en dos escalones para dejarla en “Ba2/perspectiva negativa”, y con esta acción, perdió el Grado de Inversión de una Segunda agencia calificadora.

[email protected]