Las remesas enviadas principalmente desde Estados Unidos a México durante 2021 alcanzaron una suma de 40,607 millones de dólares. Esto hizo que las remesas se volvieran la segunda fuente de divisas en el país, sólo superada por la industria automotriz (que duplica el monto de ingresos). Las remesas son una inyección de liquidez para el consumo doméstico en zonas marginadas y de escasos recursos económicos y han contribuido a disminuir el azote de la pandemia que provocó una contracción de la economía del país.