A unas horas de las elecciones presidenciales en Estados Unidos en las que contienden el republicano Donald Trump y el demócrata Joe Biden, la economía estadounidense continúa presionada por la crisis que generó la Covid-19

Los indicadores más representativos como el PIB, el empleo, el consumo interno, la deuda y el déficit se mantienen en niveles poco dinámicos, aun con las recuperaciones observadas en el tercer trimestre del 2020. 

El panorama también es complejo en términos sanitarios; los contagios superan ya los 9 millones de confirmados, mientras que los decesos alcanzan los 230,000, de acuerdo con el conteo de la Universidad Johns Hopkins

Economía 

Durante 2019 la economía de Estados Unidos registró una expansión de 2.3%; en el primer trimestre del 2020, los primeros meses con la Covid-19 se registró una contracción de 4.8% que se profundizó durante el segundo trimestre. 

En el lapso abril-junio el PIB de Estados Unidos se contrajo 31.4% y para el tercer trimestre del año se recuperó con un repunte de 33.1 por ciento. Pese a la recuperación económica los niveles del PIB se mantienen por debajo de los registrados antes de la pandemia.

Estas mediciones del PIB en Estados Unidos proyectan los resultados de un trimestre en 12 meses. Si se compara con la medición tradicional interanual, el PIB registraría resultados negativos tanto en el segundo como en el tercer trimestre.

Mercado laboral

La tasa de desempleo en Estados Unidos se mantenía rondando en 3.5% en los meses previos a la pandemia. En marzo, uno de los más difíciles en términos de confinamiento, el desempleo llegó a 4.4% y durante abril alcanzó su máximo histórico disparándose a una tasa de 14.7 por ciento. 

A partir de mayo, con la reactivación económica, la tasa de desempleo comenzó a relajarse, hasta llegar a 7.9% a fines de septiembre, de acuerdo con cifras del Departamento de Trabajo.

Tasa de interés

La tasa de referencia en Estados Unidos se ubica actualmente en un rango de 0 a 0.25%, establecida por la Reserva Federal (Fed) y presionada por la crisis económica derivada de la pandemia.

Finanzas públicas

El déficit se disparó a un nivel histórico en 2020 como consecuencia de la Covid-19. Especialmente por las acciones y políticas de contención al impacto económico y laboral de la pandemia. Los desembolsos superan los 3 billones de dólares.

La deuda creció poco más de 27 billones de dólares en el ejercicio fiscal 2020 a octubre, de acuerdo con cifras del Departamento del Tesoro. 

Durante la pandemia se autorizaron también programas emergentes de apoyos para incentivar a la economía estadounidense; el primero que se aprobó en marzo tuvo un valor de 2.2 billones de dólares y posteriormente en abril se autorizó un segundo plan de cerca de medio billón de dólares.

Con información de agencias.