Buenos Aires, Argentina- La presidenta Cristina Kirchner formula anuncios económicos y políticos al abrir este sábado el año legislativo en Argentina con un discurso ante el Congreso, tras capear un temporal cambiario con medidas que profundizaron el viraje de su gobierno hacia la ortodoxia monetaria.

Kirchner (61 años) planea revelar en la tarde del sábado sus proyectos para los últimos 20 meses que le restan de mandato hasta 2015 y brinda un informe sobre "el estado general de la nación", anunció el sábado el ministro de Defensa, Agustín Rossi, en rueda de prensa.

La mandataria peronista de centroizquierda viene de sofocar un ataque especulativo contra el peso en enero, que forzó al gobierno a convalidar una abrupta devaluación de 18%, fenómeno que Kirchner atribuyó a un intento de que "el gobierno vuele por los aires".

"En realidad iban a hacer volar a la Argentina por los aires y cuando eso pasa vuelan los trabajos, los ahorros, las empresas. Los mercados financieros intentaron desestabilizar", afirmó la presidenta.

Frente a la tensión con el tipo de cambio por el atraso que para los exportadores y grandes compañías provoca falta de competitividad a sus productos, Kirchner hizo duplicar la tasa de interés de referencia hasta 30%, como en los planes de ajuste tradicional según los analistas económicos.

El Banco Central obligó también a los bancos a desprenderse de un 70% de sus posiciones en dólares mientras que las autoridades lograron que los poderosos grupos exportadores de cereales volvieran a liquidar sus divisas, lo que frenó la corrida y estabilizó lo que parecía el comienzo de una crisis.

Para aliviar también la tensión, Kirchner rehabilitó con limitaciones la compra de dólares por pequeños ahorristas al levantar una prohibición que regía desde 2011.

Se frenó también el drenaje de reservas monetarias de 2,000 millones de dólares desde finales de 2013 a enero de 2014, hasta estabilizarse ahora en unos 27,500 millones.

RRR