El gobierno italiano liderado por el multimillonario Silvio Berlusconi volvió a repetir que Italia no teme el contagio de la crisis griega, aunque se encuentra ahora en la mira de los mercados debido a su enorme deuda y al estancamiento de su crecimiento.

La situación de Italia, séptima potencia económica, resulta más sólida de la de España y Portugal, gracias a un déficit público menos elevado del de esos países vecinos, según reconocen los expertos.

Italia, que hasta ahora estaba al resguardo de la crisis, vivió el jueves una jornada marcada por el pánico, al desplomarse bruscamente del 6% la Bolsa Milán, aunque logró recuperarse y cerrar finalmente con una caída de sólo 4.26 por ciento.

Este viernes, la Bolsa de Milán abrió con una baja del 2% y en la tarde, tras suspender por pocos minutos las negociaciones por "problemas técnicos", cerró con una caída de 3.27 por ciento.

Los inversionistas llegaron a vender masivamente títulos de los bancos italianos por temor a la advertencia lanzada por la agencia de calificación Moody's de una degradación de la deuda pública de varios países europeos.

La agencia de calificación financiera aclaró este viernes que Italia no figura entre los países "en el primer renglón de la crisis financiera", debido a que su sistema bancario resulta entre los "menos expuestos" y el gobierno no ha lanzado planes masivos de reactivación.

"El enloquecimiento del mercado no discrimina entre países como Italia, Grecia, España o Portugal", advirtió René Defossez, estratega de la firma Natixis.

Italia es considerada "uno de los eslabones débiles" de la zona euro por su deuda tan elevada y un crecimiento estructural flojo, sostiene el analista.

Para Gianluca Spina, director del Politecnico de Milán, el problema de Italia es su "crecimiento, que pesa", subrayó.

El gobierno anunció además que el crecimiento para el 2010 y 2011 será menor de lo previsto, lo que preocupa ulteriormente.

La deuda será mayor de la calculada, es decir del 118.4 por ciento del PIB (Producto Interior Bruto) para ese año, en vez de 116.9 por ciento.

La política del rigor adoptada en los últimos años, permitió a Italia frenar el aumento del déficit público, que fue de 5.3% en el 2009.

El gobierno prometió alcanzar un déficit menor de 3% en el 2012.

La grave situación económica y social de Grecia o los problemas de España y Portugal no pueden ser comparados con los de Italia, según los analistas consultados.

"La situación de Italia está bajo control. No hay razón para que cunda el pánico, aunque los mercados están tan tensos que no se pueden excluir movimientos violentos", subraya Marco Valli, economista del banco UniCredit.

"Los ataques especulativos eran predecibles, la situación de Italia no preocupa", agregó.

Para Spina la situación de España, Portugal e inclusive el Reino Unido son mucho más problemáticas.

El gobierno conservador de Berlusconi repite desde hace varios días que Italia está fuera de peligro de todo contagio.

A su favor hay que agregar el alto nivel de ahorro en poder de los italianos y que ha evitado una burbuja inmobiliaria como la de España.

RDS