El Índice Nacional de Precios al Consumidor (INPC) registró en octubre una variación anual de 4.90%, informó el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi).

Así, la inflación se desaceleró en el décimo mes del año, tras ubicarse en 5.02% en septiembre pasado. No obstante, hiló 22 meses por arriba del objetivo del Banco de México (Banxico) de 3% +/- 1 punto porcentual.

En comparación con el mes previo, el INPC aumentó 0.52 por ciento.

Cabe destacar que en el mismo periodo del 2017, el INPC registró una variación mensual de 0.63%, que llevó a la inflación a 6.37% anual.

“La inflación anual se desaceleró favorecida por una alta base de comparación y un ligero descenso en las presiones del rubro no subyacente”, explicó Joan Domene, analista de Invex.

No obstante, agregó, la acumulación de choques temporales sobre los precios de los energéticos y la debilidad del peso limitan una rápida desaceleración no sólo de la inflación general, sino también de la subyacente.

Por su parte, Alejandro Saldaña, analista de Ve por Más (Bx+), refirió que si bien los precios al consumidor presentaron un menor dinamismo, el índice subyacente se mantuvo al alza.

“Además, los recientes anuncios —como la cancelación del aeropuerto en Texcoco— tuvieron efectos marcados en los mercados de dinero y cambiario. Con el fin de evitar una mayor depreciación del peso que pudiera permear en la inflación, esperamos que el Banxico ajuste al alza la tasa objetivo en 25 puntos base en la siguiente junta”, añadió.

Actualmente, la tasa de referencia se ubica en 7.75 por ciento. La siguiente reunión será el 15 de noviembre.

Subyacente, al alza

Al interior del reporte, el Inegi indicó que la inflación subyacente avanzó 0.31% mensual, con lo cual registró una variación anual de 3.73%, para hilar tres meses al alza.

El componente de mercancías registró una variación anual de 3.98%, impulsado por el incremento en los precios de alimentos, bebidas y tabaco de 4.84%, mientras que el sector de mercancías no alimenticias avanzó 3.24 por ciento.

En lo que se refiere al componente de servicios, la inflación de éste se ubicó en 3.48% anual. Lo anterior por  una variación de 4.69% en los servicios educativos, mientras que otros servicios registraron aumentos de 4.30% y la vivienda de 2.59 por ciento.

“La inflación subyacente mantiene un comportamiento relativamente ordenado, a pesar de que el alza acumulada de los combustibles en los últimos meses podría estar teniendo un impacto más claro en los costos de las empresas en el sector de servicios”, refirió un estudio de Banorte.

No subyacente da respiro

Respecto al índice de precios no subyacente, éste registró un aumento de 1.15% mensual y 8.50% anual, con lo cual se dio un leve respiro a este rubro tras haber registrado cuatro meses de incrementos consecutivos.

En este rubro, los agropecuarios registraron un aumento en sus precios de 2.43%, apoyado en el incremento de 2.52% de los pecuarios y de 2.06% en frutas y verduras.

La inflación de los energéticos y las tarifas autorizadas por el gobierno se ubicó en 12.62 por ciento. Al interior de este rubro, los energéticos tuvieron un incremento de 12.62% mientras que las tarifas, de 3.45 por ciento.

El aumento de los precios se debió principalmente a la normalización de las tarifas eléctricas en algunas ciudades del norte tras el fin de los subsidios, detallaron analistas.

INPP aumentó, pero menos

El Inegi también informó que en octubre el Índice Nacional de Precios al Productor registró un alza mensual de 0.37%, por lo cual la inflación se ubicó en 6.26%; en el mes previo fue de  6.86 por ciento.