En los primeros 15 días de octubre la inflación registró una variación trimestral de 0.62%, impulsada por el precio de la electricidad, el Metro o transporte eléctrico, gas doméstico, gasolina, colectivos y servicio de telefonía fijo, los genéricos de mayor incidencia.

En comparación con igual periodo, esta tasa representó el mayor incremento en los últimos 19 años, de acuerdo con datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi).

Los precios de los energéticos y tarifas autorizadas por el gobierno subieron 4.07% quincenal (sector con la mayor incidencia), derivado de la conclusión del subsidio al programa de tarifas eléctricas de temporada de verano que aplica en 15 ciudades del país.

La inflación quincenal se debió en buena medida al final de la gratuidad ofrecida en algunos servicios (tarifas de Metro, transporte eléctrico, autobuses urbanos, peajes, servicios de telefonía móvil y casetas de teléfonos públicos) tras el terremoto que sacudió a la Ciudad de México el 19 de septiembre, así como al efecto estacional por el final de tarifas eléctricas de verano en algunas áreas del país, asegura el reporte de Banamex.

A tasa anual, la inflación fue de 6.30%, que para una primera quincena de octubre representó la mayor variación desde el 2000 (8.82 por ciento).

El director de SAVER Think Lab, Luis Pérez Lezama, expuso que no se puede decir que se ha tocado ya el techo inflacionario, “no es por ningún motivo claro, pues los precios de energéticos resultaron los que más subieron, y las frutas y verduras no presentan aún una tendencia clara, lo que significa que sus fluctuaciones están como en una rueda de la fortuna”.

Mercancías y dólar

Por su parte, el director de Estrategia de Mercados en Finamex Casa de Bolsa, Guillermo Aboumrad, explicó que “aún es notoria la generalización de las presiones inflacionarias, ya que los ponderadores de los genéricos con aumentos superiores a 4% en el subíndice de mercancías no alimenticias subieron a doble dígito% (...) posiblemente reflejando la depreciación reciente de la moneda”.

Manifestó que la depreciación del peso frente al dólar se ha reflejado en los precios de mercancías no alimenticias, y ha detallado que en función de la tendencia de éstos se podía asumir el traspaso de la presión cambiaria sobre la inflación.

El rubro subyacente, que se obtiene eliminando del cálculo del Índice de Precios al Consumidor los bienes y servicios cuyos precios son más volátiles o cuya fijación depende de las condiciones del mercado, exhibió un aumento quincenal de 0.21%, y anual, de 4.75 por ciento.

Fuera de límite

Si se toma solamente la variación anual de los precios al consumidor, se observa que se mantiene por arriba de 6% desde la segunda quincena de abril del 2017 y de 4%, en lo que va del año.

Y que es octubre, el décimo mes subsecuente que la inflación está fuera del techo permisible de la inflación objetivo, fijado por el Banco de México en 3% con +/-1 punto porcentual.