El Instituto Mexicano de Ejecutivos de Finanzas (IMEF) presentó una reforma en pensiones en la que se busca subir las aportaciones de 6.5 a 13.5%, fomentar el ahorro voluntario, así como hacer un sistema nacional de pensiones y que sea financieramente sostenible.

Jorge López Pérez, presidente del Comité Técnico Nacional de Seguridad Social del IMEF, expuso que si las aportaciones para el ahorro del retiro suben a 13.5% del salario de cotización, se mejoraría la tasa de remplazo —porcentaje que recibirá de pensión un trabajador de su último salario— de 25 a 60 por ciento.

“Seguramente no será suficiente para lograr la tasa de remplazo de 70% —como sugiere la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE)—, pero por eso estamos proponiendo otras complementariedades, como devolver la deducibilidad de 100% a los planes privados de pensiones”, dijo durante la presentación de la propuesta de reforma.

Detalló que el incremento en la aportación sólo se aplicaría a trabajadores que cotizan en el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS). Este 13.5% se conformaría de la siguiente manera: de 5% que aporta el patrón al Instituto del Fondo Nacional de la Vivienda para los Trabajadores (Infonavit), se reasignaría 3% para la pensión; mientras que el patrón, trabajador y gobierno deben aportar 1% más de lo que hacen actualmente.

México es de los países que registra la aportación más baja entre países que conforman la OCDE. Dicha aportación es de 6.5% y es tripartita; se conforma con 5.150% del empleador, 1.125% del trabajador y 0.225% del gobierno.

Con las aportaciones de 13.5%, las contribuciones quedarían: 7.5% del empleador, 1.225% del trabajador, mientras que el gobierno aportaría 1.775% y 3% del Infonavit.

López Pérez acotó que debe existir un acuerdo bilateral entre empleado y patrón para que se establezca un esquema de pari passu, es decir, si el trabajador incrementa su aportación en 1% a su cuenta de ahorro para el retiro, el patrón contribuye con la misma cantidad.

“El Infonavit reconoce que de 5% que se da a la vivienda, 3 puntos se pueden complementar con el ahorro pensionario. Se debe reconocer este 3% como aportación al ahorro pensionario y con una vocación de largo plazo. Con ello se sube la aportación a 9.5%, lo demás se debe complementar con aportaciones de gobierno, patrón y trabajador”, explicó.

Sistema nacional de pensiones

Fernando López Macari, presidente nacional del IMEF, comentó que México enfrenta un reto en cuanto al crecimiento de la población que tiene 65 años de edad o más, pues en el 2050 serán alrededor de 32 millones de personas con esta edad.

Para atender dicha situación, es necesario que se cree un Instituto Nacional de Pensiones (INP), el cual a través de una ley marco contabilice, evalúe y se encargue de administrar las pensiones de todos los mexicanos, indicó López Macari.

La idea de este instituto, dijo, también iría aunada a crear un sistema homogéneo, es decir, que no haya diferencias o privilegios por trabajar en Petróleos Mexicanos, en la Comisión Federal de Electricidad o en el sector privado.

“La integración del INP no implicaría la creación de nueva burocracia, ya que dicho instituto se consolidaría con la Comisión Nacional del Sistema de Ahorro para el Retiro como encargado exclusivo de la regulación y supervisión, además se complementaría con otras áreas de seguridad social de Hacienda, del IMSS y del Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado”, manifestó.

López Macari destacó que este organismo buscaría también darle viabilidad financiera a todo el sistema. “El costo fiscal del pasivo de pensiones representa entre 80 y 105% del Producto Interno Bruto (PIB); además, actualmente el gasto pensionario representa 3.5% del PIB y absorbe ya una parte significativa del gasto programable”.

Con respecto a la edad de retiro, coinciden en que se debe incrementar ante el aumento de la esperanza de vida, pero se deben respetar los derechos de las personas que están pronto a jubilarse.

[email protected]