Klaus Regling, director del Mecanismo Europeo de Estabilidad (Mede), estimó que Grecia precisará menos ayuda de lo inicialmente estimado en el tercer programa de rescate, a pesar de la compleja situación financiera del país.

Hemos superado ya la mitad del periodo de tres años previsto para el programa, y hasta ahora hemos pagado cerca de 32,000 millones de euros , afirmó Regling en declaraciones al diario Bild.

Hasta el final del programa, en agosto del 2018, se necesitarán claramente menos créditos de lo que inicialmente se calculó como un tope máximo, establecido en 86,000 millones de euros, indicó el director del Mede.

Asimismo, Regling argumentó que las necesidades de capitalización de los bancos griegos son menores de lo estimado y que la situación presupuestaria de Grecia ha evolucionado mejor de lo previsto. Estas declaraciones preceden a la reunión que mantendrán los ministros de Economía y Finanzas de la zona euro -el Eurogrupo- para abordar la situación en Grecia.

Por su parte, Atenas y sus socios internacionales llegan a la reunión sin haber logrado un consenso para que los técnicos de la llamada cuadriga la Comisión Europea, el Banco Central Europeo (BCE), el Mede y el Fondo Monetario Internacional (FMI) vuelvan al país para evaluar si Grecia ha cumplido las condiciones asociadas con su tercer rescate.

Los ministros se limitarán a evaluar la situación, ya que, sin una misión en Atenas que haya conseguido un acuerdo técnico sobre el cumplimiento, se hace imposible un consenso político que permita cerrar una revisión. En la zona euro insisten en que no hay urgencia para alcanzar un acuerdo, porque Grecia cuenta con liquidez en este momento, pero el país afronta un vencimiento de deuda por un total de 6,257 millones de euros.