La Procuraduría de la Defensa del Contribuyente (Prodecon) ha sido investida por la ley con facultades muy importantes, lo que le permite cumplir con uno de los principales roles que puede desempeñar un ombudsman fiscal, que es generar la solución más rápida y eficaz a los conflictos fiscales, afirmó Diana Bernal, titular del organismo.

Tras destacar que las facultades que se le han permitido a la Prodecon han hecho que los contribuyentes se vean realmente beneficiados, la titular de la procuraduría dijo que sin embargo, es importante enfatizar que no tiene la supremacía de una autoridad ni burocracia, porque como ombudsman es un auténtico representante de los contribuyentes .

La titular de la Prodecon destacó que el ombudsman fiscal en México puede actuar realmente como un intermediario efectivo entre las dos partes involucradas en la relación fiscal-legal y por ello, aseguró, es capaz de alcanzar oportunamente soluciones eficientes, rápidas y reales para los problemas de los contribuyentes.

Actualmente, la Prodecon cuenta con 10 importantes facultades para alcanzar sus objetivos en representación de los contribuyentes.

Sin embargo, Diana Bernal consideró que las más importantes a destacar son: el procedimiento de queja y el procedimiento de acuerdos conclusivos. Dijo que estos procedimientos particulares muestran, de manera clara, la relevancia de nuevos patrones para proteger los derechos de los contribuyentes.

Afirmó que ambas alternativas son ampliamente accesibles, pues toda persona física o moral, independientemente de su residencia, nacionalidad o si es un contribuyente pequeño o una multinacional puede solicitar estos procedimientos.

Añadió que el monto económico del adeudo o responsabilidad fiscal, o la relevancia del conflicto no son significativos.

Ambos procedimientos son flexibles y pueden evitar que los contribuyentes vayan a juicio, éstos pueden considerarse como medios alternativos para la solución oportuna de controversias fiscales; el costo que representan para los contribuyentes es considerablemente bajo, además, la asesoría profesional privada no es un requisito para acceder a estos procedimientos , detalló la titular de la Prodecon.

Diana Bernal destacó que otro aspecto que ha permitido a la Prodecon el éxito en la defensa de los contribuyentes, situación que ha llamado la atención a nivel internacional, es que las autoridades fiscales han adquirido confianza de manera progresiva en las sugerencias o propuestas que el ombudsman fiscal puede realizar por su carácter de intermediario público y oficial.

Aseguró que otro aspecto relevante es que tanto el procedimiento de queja como el de acuerdos conclusivos buscan una justicia más imparcial y sitúan el fondo del caso por encima de la forma.

Añadió que la función que puede desempeñar el ombudsman fiscal es de gran relevancia e implica una manera práctica y efectiva de asegurar salvaguardas y protecciones para aumentar la confianza del contribuyente y mejorar en una manera real la percepción de la justicia procesal.

Asimismo, el ombudsman actúa como un importante agente para la transparencia y rendición de cuentas, como órgano permanente que monitorea los actos de las autoridades; la Prodecon trabaja cotidianamente en recuperar la confianza de los contribuyentes en el sistema tributario, otorgándoles diversas salvaguardas para fomentar la comprensión de sus derechos y obligaciones , concluyó Diana Bernal.

claudia.cordova@eleconomista.mx