La situación presupuestaria debe mejorar "progresivamente" en las economías avanzadas, y las emergentes deben resguardarse de un posible "calentamiento", dijo el lunes el portavoz del Banco de Pagos Internacionales (BPI), Jean-Claude Trichet.

Después de una reunión en Basilea (Suiza) entre los gobernadores de los principales bancos centrales del mundo, Trichet advirtió que no hay lugar para la complacencia, pese a la recuperación económica generalizada.

"La situación presupuestaria de las economías avanzadas debe mejorarse progresivamente", dijo Trichet.

"Esto es cierto para todos nosotros, y por supuesto incluye a Europa", añadió Trichet, que también funge como presidente del Banco Central Europeo (BCE).

En Europa, los mercados miraban atentamente este lunes a Grecia, que negocia un segundo plan de ayuda económica ante la posibilidad de que sea incapaz de financiar por sí sola su deuda en 2012.

Las perspectivas de la economía griega se oscurecieron este lunes, cuando la agencia de calificación financiera Standard and Poor's rebajó en dos escalones, de "BB-" a "B", la nota de su deuda a largo plazo, lo que hunde los títulos griegos en la categoría de "bonos basura".

Según declaró una fuente europea este lunes a la AFP, los países de la Eurozona se plantean conceder una ayuda suplementaria a Grecia para evitar que Atenas tenga que financiarse en los mercados de deuda en 2012. El sábado, el jefe del foro de ministros de Finanzas de la zona euro, Jean-Claude Juncker, dijo que Grecia necesita "un programa de ajuste suplementario".

Por otro lado, los gobernadores de los bancos centrales advirtieron a las economías emergentes que deben prevenir el riesgo de una fuerte inflación, como consecuencia de su rápido crecimiento.

"Estamos de acuerdo en que, en la situación actual, es absolutamente esencial un control sólido de las expectativas de inflación", declaró Trichet.

RDS