Mientras que la economía habría crecido 4% en el 2012, el subsidio a las gasolinas y diésel ascendió a un total de 222,757 millones de pesos, frente a los 165,977 millones de pesos del 2011, según el Informe de las Finanzas y la Deuda Pública. En diciembre del año pasado dicho subsidio fue de 16,768 millones de pesos.

De acuerdo con el reporte, los ingresos petroleros sumaron un total de 1 billón 189,459 millones de pesos, es decir, un aumento de 3.7% debido a que el precio de la mezcla mexicana de exportación se incrementó en 3.5% con respecto a la cotización del 2011. En tanto que la recaudación de impuestos tuvo una variación de 1.4% en comparación a lo captado en el 2011.

Este resultado estuvo impactado por la derogación de la Tenencia vehicular, según explicó la Secretaría de Hacienda.

Por medio del Impuesto Sobre la Renta, ingresaron al fisco 758,925 millones de pesos, 1.2% más sobre el nivel del 2011.

Por IVA se recaudaron 579,995 millones de pesos, es decir, un ascenso de 3.7 por ciento. El Impuesto Empresarial a Tasa Única reportó una baja de 14.1% en su recaudación con un monto de 42,197 millones de pesos por el impuesto a los Depósitos en Efectivo se obtuvieron 2,785 millones de pesos

DÉFICIT PÚBLICO

El año pasado las finanzas públicas reportaron un déficit de 403,622 millones de pesos. Lo ingresos presupuestarios crecieron 3.3% y el gasto lo hizo en 3.8 por ciento. La Secretaría de Hacienda indicó que se estima que durante el 2012, el PIB haya crecido alrededor de 4% real y que en el cuarto trimestre del 2012 haya registrado un crecimiento anual de aproximadamente 3.6% real.

Explicó que durante el último trimestre del 2012, la economía mexicana continuó en proceso de expansión, de acuerdo con los resultados de los principales indicadores macroeconómicos. El ritmo de crecimiento se aceleró ligeramente con respecto al trimestre previo.

La producción industrial de Estados Unidos -y en particular el sector manufacturero- tuvo un mejor desempeño que el registrado en el periodo julio-septiembre, lo que se reflejó en el dinamismo de las exportaciones no petroleras. Refirió que en el entorno externo también destacó la moderación de la volatilidad en los mercados financieros, debido a que mejoró el balance de riesgos relacionado con los desequilibrios que enfrentan varios países industriales.

No obstante, advirtió que la recuperación de la actividad económica global y sus perspectivas para el 2013 permanecieron débiles y persiste la incertidumbre asociada a la frágil situación fiscal y financiera de algunas economías desarrolladas.

leonor.flores@eleconomista.mx