El Producto Interno Bruto (PIB) griego progresó 0.8% en el primer trimestre de 2011 tras nueve trimestres consecutivos de caída, una evolución que el gobierno considera "positiva" pues "ralentiza la recesión".

Los datos interanuales son, no obstante, negativos, con una caída del PIB del 4.8% con relación al primer trimestre de 2010, según las primeras estimaciones publicadas el viernes por la Autoridad de Estadísticas Griegas (ASE).

El ministerio de Finanzas saludó en un comunicado esta "evolución particularmente positiva", pues señala que el retorno al crecimiento se esperaba después del "segundo trimestre" del año.

Esta alza trimestral del PIB es la "primera en casi nueve trimestres consecutivos de retrocesos", agregó el ministerio.

Según cifras revisadas de las estadísticas griegas, el último crecimiento del PIB se remonta al 4 trimestre de 2009, aunque sucedió y precedió a un retroceso después de que la tendencia a la baja se iniciara en los últimos tres meses de 2008.

"La ralentización de la recesión constituye el índice de una mejora para los ingresos públicos", dijo el ministerio.

Según las primeras estimaciones de la Autoridad griega, la economía se contrajo un 4.5% en 2010, pero el ministerio afirma en su comunicado que el retroceso fue del 4.35 por ciento.

Para este año, Grecia, que atraviesa su tercer año de recesión, baraja una caída del PIB del 3 por ciento.

Sin embargo, la Comisión Europea degradó el viernes sus previsiones económicas para Grecia, vaticinando una caída del PIB del 3.5% este año, antes de volver a crecer el próximo un 1.1 por ciento.

En cuanto al déficit público, Bruselas espera un 9.5% del PIB este año y un 9.3% en 2012, muy superiores a las previsiones del 7.4% y 7.6% anteriores. Atenas también apuesta por un déficit del 7.4% este año.

La Comisión también degradó las previsiones para la deuda pública, hasta el 157.7% del PIB este año y el 166.1% en 2012 (frente al 150.2% y 156% previstos anteriormente).

"Es necesario adoptar nuevas medidas de consolidación" presupuestaria, anunció el comisario de Asuntos Económicos, Olli Rehn, en una conferencia de prensa.

Los acreedores de Grecia, la Comisión Europea, el Banco Central Europeo y el Fondo Monetario Internacional (FMI), están escrutando las cuentas griegas actualmente, con vistas a otorgar una nueva ayuda para evitar que el país tenga que refinanciar su deuda en el mercado financiero, donde las tasas superan el 15 por ciento.

RDS