La economía de América Latina y el Caribe volverá a crecer en el 2017, pero de manera moderada y sin motores claros en medio de una normalización de las tasas de interés en Estados Unidos, dijo el miércoles la CEPAL.

La Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL) pronosticó que la región se expandiría un 1.3% el próximo año, algo menos que una previsión anterior, pero una recuperación frente a la contracción esperada de un 1.1% en el 2016.

"Estamos en un punto de inflexión" en materia de crecimiento, dijo la secretaria ejecutiva de la CEPAL, Alicia Bárcena, después de dos años consecutivos de caídas del PIB en la región.

Sin embargo, la funcionaria del organismo multilateral destacó que la expansión del bloque será débil el próximo año.

"América Latina y el Caribe volverá a crecer pero de manera moderada y sin motores claros que la impulsen. Su recuperación será frágil mientras se mantengan las incertidumbres del contexto económico, en particular las tendencias proteccionistas recientemente observadas", dijo Bárcena.

Según la última revisión de las proyecciones de la CEPAL, el Producto Interno Bruto (PIB) de Brasil, la mayor economía de la región, crecería un 0.4% en el 2017, luego de una contracción que llegaría a un 3.6% este año.

El organismo pronosticó un crecimiento de Argentina del 2.3% para el próximo año, luego de una caída del 2.0% prevista para el 2016.

México, la segunda mayor economía de la región, se expandiría un 1.9% en el 2017, tras un aumento de un 2.0% este año.

Mayor demanda externa

Bárcena enfatizó en que la mayor demanda externa beneficiaría en general a la región en el 2017, sumado a una recuperación del comercio intrarregional debido al mejor desempeño de las economías del sur.

"Una mejora en los precios de las materias primas beneficiaría los términos de intercambio de América del Sur", dijo la funcionaria de la CEPAL.

No obstante, CEPAL destacó en su informe que la economía de Venezuela se contraería un 9.7% este año y un 4.7% en el 2017.

Si bien Bárcena estimó una continuidad de la política monetaria expansiva del Banco Central Europeo y de Japón hasta fines del 2017, la normalización de las tasas de interés en Estados Unidos conllevaría un ajuste de los precios de los activos, volatilidad y aumentos de los costos de financiamiento para la región.

Bajo ese panorama, CEPAL recomendó a los países de la región impulsar la inversión mediante políticas económicas contracíclicas.