El déficit presupuestario de Estados Unidos se disparó a casi 1 billón de dólares en el año fiscal 2019 mientras crece la deuda del gobierno, informó el viernes el departamento del Tesoro.

El rojo subió 26%, a 984,000 millones de dólares, el mayor en siete años y supera el PIB de países como Argentina, Colombia y Ecuador, juntos.

Los gastos superaron los ingresos fiscales tras el recorte de impuestos aplicado desde el 2017.

El actual desequilibrio fiscal representa 4.6% del Producto Interno Bruto (PIB).El año pasado, sumó 779,000 millones de dólares, esto es 3.8% del PIB, según los datos del Departamento del Tesoro.

Los aranceles impuestos por el presidente Donald Trump en sus varias guerras comerciales aportaron 30,000 millones de dólares al erario estadounidense, según el Tesoro.

“El programa económico del presidente Trump está funcionando”, dijo el secretario del Tesoro, Steve Mnuchin, en un comunicado e instó a los legisladores a cortar “el derroche y el gasto irresponsable”.

El aumento del déficit destaca el enorme desequilibrio en las finanzas del gobierno de Trump mientras quedan a la vera del camino las clamores de disciplina fiscal.

Con la economía en crecimiento, el gobierno obtiene más dinero de los trabajadores, importadores y empresas que pagan 3.5 billones de dólares en impuestos; casi 4% más que en el 2018.

Sin embargo, el gasto crece dos veces más rápido y subió 8.2%, a 4.5 billones de dólares, debido a los aumentos de las tasas de la deuda pública, el gasto en defensa y desembolsos para programas sociales como Medicare (atención médica) y seguridad social.

El anterior récord del déficit fiscal se alcanzó en el 2009, durante la presidencia de Barack Obama. En ese entonces, alcanzó la cifra fue de 1,400 millones de dólares. En el 2016, se redujo hasta 585,000 de dólares.

La economía más grande del mundo es también la más endeudada del mundo. En febrero del 2019, la deuda pública superó 22 billones de dólares, esto es 79.1% del PIB desde 77.5% del año previo. Esto supone una cuenta por cobrar de más de 67,000 dólares por cada ciudadano estadounidense.

Reiteradamente Mnuchin ha sostenido que las rebajas de impuestos a empresas y personas en el 2017 impulsarían el crecimiento y eso generaría mayores ingresos a las arcas públicas.

Sin embargo, más recientemente la Casa Blanca puso énfasis en otras prioridades. El presidente ha dicho que una fuerza militar más poderosa es más importante que un presupuesto equilibrado.