El Banco Interamericano de Desarrollo (BID) descarta que la lenta recuperación del precio del petróleo pueda orillar a México a que opte por una nueva reforma tributaria.

México no tendría que hacer un esfuerzo adicional en la generación de ingresos más allá de la formalización de empresas, que ha sido un ejercicio interesante, pues ha facilitado un aumento importante en la recaudación , afirmó la representante en el país del BID, Mercedes Araoz.

Al terminar su participación en la cumbre global Juventud y productividad, donde el BID fue uno de los organizadores, consideró que es muy pronto y no parece necesario (...) llevar a un nuevo nivel la reforma (tributaria) para una mayor captación de ingresos .

Y recomendó que en tanto el gobierno aumenta la captura de ingresos por estas vías, tendrá que mantener la asignación de sus recursos, dejando fuera el gasto superfluo .

Es lógico que ante una situación como ésta (del precio del petróleo a la baja con impacto en ingresos públicos) cualquier gobierno realizaría un trabajo de filigrana para poder hacer las mejores inversiones en el momento que se necesitan , observó.

La funcionaria discurrió que pese a la tendencia del precio del petróleo de recuperación no tan alta , para el caso mexicano no es una situación de quiebre, ni de crisis .

El BID se ha especializado en el tema de recaudación e ingresos públicos, como una herramienta de desarrollo, y cuenta con una investigación que es referencia mundial en tema de reformas tributarias: More than revenue, taxation as a development tool (Impuestos, más que ingresos, una herramienta para el desarrollo).

En el escenario de bajos precios del crudo, argumentó que México podría seguir utilizando las coberturas para el año entrante dentro de rangos no tan altos , mientras atrae más inversión a los sectores donde tiene competitividad, por las reformas aprobadas.

Mantener inversiones

La funcionaria explicó que el recorte al gasto anunciado por el gobierno, equivalente a 0.7% del PIB, no cancela necesariamente las inversiones públicas, pues más bien las reorienta hacia las que aumentarán la productividad.

Y recordó que aún se puede promover la asociación con inversionistas privados, donde sean las empresas quienes asuman la mayor parte del riesgo.

En su opinión, la ejecución de las reformas favorecerá el flujo de inversiones, sobre todo en el contexto de la fortaleza de la actividad de Estados Unidos, pues comentó que se podría fomentar el desarrollo en la generación del empleo en industrias orientadas al sector exportador.

El BID, a través de su Fondo Multilateral de Inversiones, fue una de las primeras agencias de desarrollo en incursionar en el tema de las asociaciones público privadas en América Latina, en la capacitación, agendas normativas y desarrollo de capacidades del sector privado.

ymorales@eleconomista.com.mx