A pesar del alza de tasas del Comité Federal del Mercado Abierto (FOMC, por su sigla en inglés), analistas descartan que sea un factor de presión para que la Junta de Gobierno del Banco de México (Banxico) suba sus tasas en la reunión del 4 de octubre.

Sólo un grupo financiero, JP Morgan, anticipa que subirá su tasa en lo que afirman será el último incremento.

Al llevar la tasa a 8%, el Banxico fijará una posición preventiva sobre el riesgo de un nuevo pass trough, argumentaron analistas dirigidos por Gabriel Lozano. Esto, en caso de que suba la tensión comercial en el mundo o se retrase la integración de Canadá en la actualización del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), lo que motivaría una nueva presión del peso frente al dólar.

Andrés Abadía, economista de Pantheon Macroeconomics, explica que en el corto plazo, el mercado mexicano continúa atractivo para los inversionistas, por el importante carry trade que mantiene. “Siempre que la historia del TLCAN para México siga siendo positiva”.

Marco Oviedo, jefe de Research para América Latina en Barclays, explicó que los inversionistas que hacen carry trade con operaciones de largo plazo han comenzado a perder con el alza de las tasas, pues conforme va pasando el tiempo, la rentabilidad de tener bonos se va perdiendo y la ventaja cambiaria se diluye.

El carry trade es una estrategia utilizada en el mercado de compraventa de divisas, donde se venden dólares en el mercado cambiario y se realizan inversiones en la moneda local con la expectativa de obtener una ganancia.

Economistas de Barclays, dirigidos por Marco Oviedo, consideran que la menor presión esperada por la demanda interna, a partir de la desaceleración en la actividad económica que anticipan para este y el año entrante genera un contexto de menor presión para la inflación.

Esto significa que se queda abierto el camino para dejar la tasa sin cambio en lo que resta del año y comenzar a pensar en recortes a partir de junio del 2019.

FED, en modo Hawkish

Analistas del mercado, Oxford Economics, Fitch y Deutsche Bank, advierten que en el comunicado del FOMC hay un tono hawkish.

Esto significa que se ha confirmado el alza de tasa de 25 puntos base y que el mensaje del comunicado seguirá en una fase de lento aumento de tasas.

Para Robert Sierra, analista en Fitch, “al retirar del comunicado la palabra acomodaticia asegura que se mantiene el curso de aumentos, mientras el empleo se mantiene en una mejora consistente ante tasas de desempleo que están bajas”.

Destacaron que la Fed continúa  enfocándose en unas condiciones domésticas más sólidas.

Analistas de CI Banco, advierten que pese a que el FOMC quitó del comunicado la palabra “acomodaticia”, en la conferencia de prensa, el presidente de la Fed, Jerome Powell, sostuvo que la política se mantiene en esa forma.

Política monetaria de Banxico, correcta

El gobernador del Banco de México (Banxico), Alejandro Díaz de León, al participar en la 39 Convención Nacional 2018 de la Cámara Nacional de la Industria Electrónica, de Telecomunicaciones y Tecnología de la Información (Canieti), destacó que la conducción de la política monetaria en México ha sido la adecuada para contrarrestar la normalización de la postura divergente de los distintos bancos centrales de economías desarrolladas, así como del crecimiento desigual de las diferentes economías del mundo.

La política monetaria ha contribuido a mantener el entorno de estabilidad, en el cual la inflación regresa a su meta con expectativas ancladas de largo plazo que también propicien un mayor crecimiento, argumentó.

Si bien reconoció que el instituto ha actuado con más determinación que otros bancos centrales del mundo, el gobernador refirió que dichas medidas han contribuido a retener capitales en el país, algo favorable en comparación con la salida de inversión que reportan otras economías emergentes.

“El diferencial de tasas como respuesta de política monetaria es el premio que se paga por mantener inversiones en México y la tenencia de extranjeros se ha mantenido estable, porque sigue siendo lo suficientemente atractivo”, precisó.

Díaz de León afirmó que para contrarrestar el complejo contexto global, México tiene que ratificar el compromiso por mantener un marco macroeconómico sólido.

“Son cuatro los pilares de esta estrategia macroeconómica: política monetaria, política fiscal, estabilidad del sistema financiero y política cambiaria”, detalló.

Expuso que entre los retos más importantes de la economía está el propiciar un incremento sostenible de la productividad, en cuya iniciativa puede ayudar el avance tecnológico. “El cambio tecnológico implica retos en muchas dimensiones y no escapa al ámbito del banco central”.

Tan es así, indicó, que es el mismo organismo el que deberá buscar las respuestas para hacer más ágil y eficiente al sistema financiero, así como facilitar el financiamiento de aquellos sectores que tienen modelos de negocios distintos a los que la banca comercial está acostumbrada a prestar. (Con información de Notimex)