El presidente Andrés Manuel López Obrador llamó al Congreso de la Unión a evitar afectar “la autonomía del Banco de México’’ con la reforma que se pretende a la Ley del Banco de México en materia de captación de divisas, y dar “garantías al sector financiero’’.

“Se necesita buscar una fórmula y yo estoy seguro de que se puede, sin afectar la autonomía del Banco de México, dándole garantías al sector financiero. Pensando en la estabilidad financiera. Que no nos vaya a generar ningún conflicto con organismos financieros internacionales. No. O sea, eso hay que evitarlo’’.

Durante la conferencia de prensa matutina diaria desde Palacio Nacional, el mandatario mexicano afirmó que los diputados federales y senadores deben llegar a un acuerdo que deje a salvo la autonomía del Banxico, que es lo que conviene.

En la Cámara de Diputados se analiza actualmente para su votación la minuta, aprobada por el Senado de la República en diciembre pasado, que reforma la Ley del Banco de México a fin de que el ente autónomo compre el excedente en moneda extranjera que tengan los bancos y que no pueda ser repatriado para que regrese al sistema financiero.

A la par de proteger la autonomía del Banxico, consideró López Obrador, se debe resolver el problema relacionado con el cambio de dólares por pesos, al menudeo.

Facilitar cambio de divisas

“Mi opinión es que se llegue a un acuerdo, que se deje a salvo la autonomía del Banco de México; nos conviene a todos. Y que, al mismo tiempo, se busque resolver el asunto, la necesidad de que la gente que tiene sus dólares pueda cambiarlos. Sobre todo, los que tienen pocos dólares, (los) que les van quedando, (los) que les mandan en efectivo; que los puedan cambiar y que no se les pague menos por los procedimientos que están establecidos para cuidar que no sea (producto del) lavado de dinero’’.

Es injusto, dijo, que a la gente que cambia dólares por pesos le paguen menos por su dinero.

“Entonces, buscar la forma nada más, pero tomar en cuenta la opinión del Banco de México’’.

La reforma a Ley del Banco de México se aplazó hasta febrero de este año.

Es un acto de justicia social: Morena

“No vulnerar autonomía”, el consenso entre los sectores involucrados

Preservar la autonomía del Banco de México (Banxico), en el marco de la discusión de una reforma a su ley para que este organismo capte los excedentes de dólares en efectivo de las instituciones financieras, es el planteamiento que han hecho distintos actores; sin embargo, cada uno tiene su propia visión de la independencia de este organismo.

Ayer, el presidente Andrés Manuel López Obrador manifestó que, en el contexto de la discusión, es imperante evitar afectar la autonomía del banco central y, además, que se resuelva el asunto de la compraventa de dólares en efectivo en beneficio de migrantes y trabajadores de zonas turísticas.

En este sentido, diversos actores han expresado que es necesario que se respete la autonomía del banco central, con el fin de no trasladarle riesgos considerados innecesarios, como lo es el lavado de dinero

“Sentimos que es una alternativa muy poco atinada que pone en riesgo al banco central, pone en riesgo el cumplimiento de nuestras funciones, y además atenta contra la autonomía del banco”, ha expresado Alejandro Díaz de León, gobernador del Banxico.

Para la Asociación de Bancos de México, dicha iniciativa, además de trasladar los riesgos de lavado de dinero que conllevan los dólares en efectivo al banco central, también atenta contra su autonomía.

“Obligar al banco central a actuar como comprador de última instancia de moneda extranjera en efectivo, aunque éstas provengan de instituciones del propio sistema financiero, atenta contra su autonomía”, reiteró la ABM en un comunicado del pasado 13 de diciembre.

Para los legisladores impulsores de la reforma, Alejandro Armenta Mier y Ricardo Monreal, ambos de Morena, en ningún momento se transgrede a la autonomía del Banxico, pues el asunto es más un tema de justicia social por lo que se busca defender los intereses del pueblo, no los financieros que tiene el banco central.

“Es una iniciativa que reforma la Ley del Banxico a favor de los trabajadores mexicanos migrantes, que respeta la autonomía del Banco de México, que apoya la capacidad de ingresos de las comunidades migrantes”, declaró Alejandro Armenta después de que dicha iniciativa fuera aprobada en el Senado.

Hay otros participantes del mercado cambiario en el país, como los centros cambiarios o transmisores de dinero, que ven con optimismo dicha reforma, pues ésta podría abrirles las puertas para abrir cuentas en los bancos y para poder vender dólares a las instituciones bancarias, con la iniciativa no ven un riesgo que se traslade al banco central y por ende afecte su autonomía.

Los analistas consideran que, pese al aplazamiento para discutirse a fondo, los riesgos de que la iniciativa sea aprobada sin cambios persisten.

rolando.ramos@eleconomista.mx