El Banco Mundial mantuvo sin cambio sus expectativas de crecimiento para México en 2022 y 2023, pese a advertir que el mundo registrará una desaceleración por el aterrizaje brusco de economías avanzadas.

En su reporte semestral de Perspectivas Económicas Mundiales, el organismo estimó que la economía mexicana registrará un avance de 3% en el PIB de este año y de 2.2% en el 2023, tasas que ya había previsto desde el 6 de octubre.

“La demanda externa se debilitará ante un crecimiento más lento de Estados Unidos. También estará detrás de este desempeño el endurecimiento de la política monetaria para combatir las expectativas al alza de la inflación, así como la austeridad fiscal programada para mantenerse en un corto plazo”, resaltaron.

En el documento lanzado desde Washington, ajustaron a la baja su proyección del rebote económico de México para el año 2021, para dejarla en 5% desde el 5.7% que habían estimado hace tres meses.

El matiz sobre el desempeño económico de México en 2021 está relacionado con el impacto de la pandemia en la actividad productiva.

Para Estados Unidos, los economistas de Banco Mundial anticipan un crecimiento de 3.7%, que es inferior al 4.2% previsto en otoño. Consideran que la actividad económica se verá alentada en dos fases por el plan oficial de gasto en infraestructura; una en el corto plazo, con la generación de empleos y la mayoría de los efectos se notarán pasado este año.

Este impulso se verá matizado por el endurecimiento más rápido de la política monetaria, consignaron.

Para China, la segunda economía del mundo, prevén una expansión de 5.1% en 2022 que es inferior al 5.4% previsto en octubre; una revisión conducida por el deterioro del sector inmobiliario y el gasto de los consumidores.