La Administración Federal de Ingresos Públicos de Argentina (AFIP) aseguró que las compras por Internet y por débito en el exterior deberán pagar 15% de impuesto. El recargo se aplicará a los consumos realizados en cualquier comercio que no se encuentre radicado en Argentina.

Lo que lee el sistema de la AFIP es que el número de comercio donde el cliente efectuó la transacción se ubique en un país diferente al de Argentina. No importa si el canal de compra es por teléfono, por Internet o de manera presencial, sino el lugar de residencia en que se cobrará la transacción.

Para tomar un caso, si una persona reserva desde Argentina un hotel en Miami, representa un gasto hecho en el exterior, ya que el alojamiento está radicado en Estados Unidos.

De la misma manera, si uno compra por Internet desde su hogar en el país en una tienda de ropa del extranjero, la operación cae en el resumen de la tarjeta en dólares, ya que sería muy complicado identificar si cada compra se realiza en forma presencial o por Internet. Por lo tanto, lo único que importa es dónde está radicado el comercio y en qué moneda se factura. En caso de que no sea en pesos, se cobrará el recargo de 15 por ciento.

Contenido de la Red Iberoamericana de Prensa Económica