Autoridades de Nueva York y Gran Bretaña aplicaron multas por casi 630 millones de dólares al Deutsche Bank por lavado de dinero procedente de Rusia, informó la reguladora de servicios financieros de EU, el Departamento de Servicios Financieros (DFS, por su sigla en inglés).

El esquema sacaba ilegalmente unos 10,000 millones de dólares de Rusia, utilizando las sedes del banco de Moscú, Londres y Nueva York, indicaron las autoridades.

Las multas se suman a otra serie de medidas legales contra el banco alemán, que hace dos semanas llegó a un acuerdo por 7,200 millones de dólares con el Departamento de Justicia estadounidense por su participación en la crisis financiera global en el 2008.

Las autoridades en Nueva York indicaron en un comunicado que se unían a sus pares de Gran Bretaña, la Autoridad de Conducta Financiera (FCA, por su inglés), después de determinar que el Deutsche Bank tenía unas salvaguardas muy débiles para evitar el lavado de dinero y el riesgo del cliente.

Unos 425 millones de dólares serán pagados al DFS y otros 204 millones más a la autoridad británica.

Concretamente, clientes del Deutsche Bank invirtieron rublos en activos del banco en Moscú. Al mismo tiempo, su sucursal en Londres invertía en monedas internacionales a nombre de los mismos clientes, representados por entidades registradas en paraísos fiscales. Esta práctica también permitió una evasión legal en Rusia.

Deutsche Bank y varios de sus altos ejecutivos no lograron en situaciones importantes detectar, interceptar e investigar sobre el artificio (...) facilitado por su filial rusa e implicando a las oficinas en Nueva York y Londres , condenó el DFS.

En el mundo financiero actual de redes interconectadas, las instituciones financieras globales debes estar vigilantes en la guerra contra el blanqueo de dinero y de otras actividades que pueden contribuir a los cibercrímenes y al terrorismo internacional , añadió Maria Vullo, superintendenta del DFS.