La nueva etapa de la relación entre Estados Unidos y los países socios de América Latina, será determinante en la recuperación económica de la región tras la pandemia, coincidieron expertos del think tank especializado de Washington en asuntos de América Latina, el Inter-American Dialogue.

El director del Programa de Respeto al Estado de derecho en el citado think tank, Michael Camilleri anticipó que “Biden esperará que los socios comerciales de Estados Unidos en América Latina compartan sus valores y prioridades estratégicas”, pues sabe que su desarrollo es crítico también para Estados Unidos.

Son cuatro las prioridades estratégicas del nuevo liderazgo en EU que han sido planteadas en la página oficial de transición del presidente electo de Estados Unidos, Joseph Biden y la vicepresidenta Kamala Harris: el Covid 19,  la recuperación económica, la equidad racial y el cambio climático.

Para el especialista del Inter-American Dialogue, “Biden conoce el valor estratégico de América Latina y su compromiso con el desarrollo de la región será crítico en el proceso de recuperación tras el impacto devastador de la pandemia del Covid-19”.

Aparte, Michael Shifter, quien es presidente del mismo laboratorio de ideas, confió que “la administración Biden tratará de reparar el daño causado durante los últimos cuatro años en las relaciones entre Estados Unidos y América Latina”.

“El uso frecuente de amenazas y castigos dará paso a un renovado énfasis de cooperación, diplomacia y multilateralismo. Las preocupaciones sobre democracia, derechos humanos y corrupción se extenderá más allá de Venezuela, Nicaragua y Cuba y el cambio climático tendrá un lugar prominente en la agenda interamericana”, previó.

Con Biden como presidente de Estados Unidos, “es razonable esperar más previsibilidad y un compromiso más profundo de la región en marcado contraste con la miopía e indiferencia de la administración actual”, asentó el directivo del think tank.

Mientras Margaret Myers, directora del Programa de Asia y América Latina en el mismo laboratorio de ideas consignó que “el planteamiento de Biden en cuanto a la competencia con China se centrará en la reconstrucción de la reputación de Estados Unidos en la región, trabajando con los países de forma respetuosa y colaborativa”.

Esto a partir del desarrollo de una agenda hemisférica que estimule el crecimiento regional y ofrezca una alternativa importante para la actividad económica china, resaltó.

Recuperación económica, prioridad

La recuperación económica es la segunda prioridad en la transición. Destacan que “la administración Biden-Harris reconstruirá la clase media y asegurará que todos estén incluidos”.

Brindará a los gobiernos estatales, locales y tribales la ayuda para no despedir a educadores, bomberos y otros trabajadores esenciales; extenderá el seguro de desempleo durante la crisis de Covid-19 para ayudar a quienes están desempleados y proveerá un paquete de reinicio para los negocios y los empresarios en los centros de los pueblos y ciudades en las comunidades.

Producción de Guerra vs Covid-19

De acuerdo con información contenida en la página oficial de la transición del presidente electo, www.buildbackbetter.com se requiere una “urgente respuesta enérgica y profesional a la creciente crisis económica y de salud pública causada por el brote de coronavirus (Covid-19)”.

Planea atajar el problema de salud pública causado por el Covid-19 con el establecimiento de una “Junta de Pruebas de la Pandemia”, similar a la Junta de Producción de Guerra de Roosevelt.

“Así produjimos tanques, aviones, uniformes y suministros en un tiempo récord y de esa manera produciremos y distribuiremos decenas de millones de pruebas”, se lee en la página buildbackbetter.com.

ymorales@eleconomista.com.mx