La primera economía del mundo, Estados Unidos, conseguirá una expansión histórica de 7% en el Producto Interno Bruto (PIB) de este año, de acuerdo con la actualización de expectativas del Fondo Monetario Internacional (FMI).

La nueva previsión, incorpora un ajuste al alza de 0.6 puntos respecto de la expectativa que tenían los expertos del organismo en abril, está en línea con el pronóstico ajustado de la Reserva Federal y marcaría un crecimiento no alcanzado en 37 años.

De cumplirse con el pronóstico revisado del FMI, la tasa quedaría como la segunda más alta desde 1984, cuando el PIB alcanzó una expansión de 7.2 por ciento.

Enfatizaron que el impulso viene del estímulo fiscal consistente y de la reapertura económica que ha sido posible ante el acelerado proceso de vacunación.

Pese a las mejoras en los pronósticos, advirtieron que si el apoyo a las familias estadounidenses y empresas se reduce de forma importante podría tener un impacto negativo en las expectativas de crecimiento que incluso motivaría una corrección a la baja en el pronóstico para los socios comerciales de aquel país.

En la actualización de expectativas mundiales, los expertos del FMI subrayaron que “el crecimiento podría decepcionar y ser inferior al escenario base si se llegan a endurecer abruptamente las condiciones monetarias”.

Este endurecimiento podría presentarse si Estados Unidos tiene que reconsiderar la trayectoria de su política monetaria y comenzar a retirar las políticas de compra de activos y elevar la tasa.

En la presentación de las actualizaciones, la consejera económica del FMI, Gita Gopinath sugirió que para tratar de amortiguar el impacto mundial de un cambio de señales por parte del Reserva Federal (Fed), será determinante que sean muy minuciosos y oportunos en explicar al mercado su diagnóstico de la economía y la estrategia de salida de los estímulos.

En línea con Goldman Sachs

El matiz en el optimismo del pronóstico para el FMI, va en la misma línea del presentado 24 horas antes por el banco de inversión Goldman Sachs, quien acotó que no desaparecerá de un día para el otro la incertidumbre respecto del virus y la muestra está en una demanda incipiente de los servicios en aquel país. El banco tiene un pronóstico de una expansión de 6.6 por ciento.

Para el año entrante, los expertos del FMI estiman que la economía de EU alcanzará un crecimiento de 4.9%, pronóstico que incorpora también un ajuste al alza de 1.4 puntos.

El ajuste al desempeño de la economía estadounidense está vinculado a la expectativa de una reducción en el estímulo fiscal que está aportando el gobierno a las empresas y familias.

ymorales@eleconomista.com.mx