Alemania, que se resistía a la idea de un financiamiento extra para Grecia, medita flexibilizar sus restricciones para que la Unión Europea apoye financieramente al país helénico.

De acuerdo con The Wall Street Journal, Alemania está considerando concesiones en los esfuerzos por apoyar al país, al abandonar su campaña para una renegociación temprana de bonos griegos.

El periódico estadounidense indicó, con base en fuentes familiarizadas con el tema, que funcionarios europeos están pensando en opciones para un segundo paquete de rescate. La aprobación del país germano ayudaría a Grecia a superar su estancamiento antes de que se quede corto de fondos.

Alemania es un gran contribuyente de los rescates de la Unión Europea, pero la opinión pública en el país es hostil a la idea de entregar más fondos de rescate a la economía griega.

Por otra parte, Grecia habría acordado una rebaja de impuestos con sus acreedores internacionales en su búsqueda por llegar a un consenso interno para aplicar nuevas medidas de austeridad.

Los organismos multilaterales de crédito exigen que los principales partidos políticos del país apoyen el nuevo plan de austeridad fiscal y las reformas del gobierno para asegurar que Grecia siga combatiendo su enorme déficit en los próximos años, sin importar quién esté en el poder.

No obstante, la oposición en Grecia aseguró que la medida todavía no tenía su apoyo.

Así, el acuerdo por los impuestos no ha sido confirmado oficialmente y el cronograma de la reducción no es claro.

Como las negociaciones aún no han terminado, no sería adecuado revelar todo lo que sé. No debemos crear expectativas que podrían no ser cumplidas , indicó el portavoz gubernamental George Petalotis.