La Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) prevé que este año se obtengan ingresos extra por 251,800 millones de pesos, en sintonía con una recuperación de la economía más acelerada a lo esperado.

En el Informe de Finanzas Públicas y Deuda Pública del segundo trimestre del año, la dependencia modificó su marco macroeconómico, con lo cual prevé mayores recursos petroleros, así como tributarios.

En el primer caso, espera obtener 101,600 millones de pesos extra de ingresos petroleros. Esto se explica porque Hacienda movió al alza su estimado para la mezcla mexicana de petróleo de 42.1 dólares por barril aprobados en la Ley de Ingresos de la Federación (LIF) 2021 a 58.8 dólares.

Esto estaría en línea con la recuperación de los precios internacionales del petróleo, luego de que el año pasado sufrieran una caída considerable como efecto de las medidas de confinamiento y distanciamiento social que se tuvieron que implementar a nivel mundial por la pandemia del Covid-19.

En contraste, la dependencia movió a la baja la plataforma de producción de petróleo. En un inicio, en la LIF 2021 se planteó una plataforma de 1.85 millones de barriles diarios, un dato que modificó a 1.79 millones desde los Precriterios Generales de Política Económica del 2022, un estimado que mantiene hasta el momento.

En el caso de los ingresos tributarios, el gobierno estimó 64,200 millones de pesos adicionales a lo que se aprobó el año pasado en la LIF 2021.

“En congruencia con los mayores ingresos presupuestarios se prevé un aumento en el mismo monto del gasto neto presupuestario. A su interior, se estima que el gasto no programable sea menor al previsto originalmente en 9,800 millones de pesos, considerando que el mayor pago de participaciones asociado con los mayores ingresos del Gobierno Federal será más que compensado con el menor pago de Adefas y costo financiero. Con ello, se espera que el gasto programable sea mayor en 261,600 millones de pesos, al mismo tiempo que se cumple con objetivo del balance público”, detalló Hacienda.

Crecimiento de 6%

Hacienda también modificó al alza su expectativa de crecimiento para este año, ante el avance en la campaña de vacunación y la reapertura de la economía. Ahora, prevé que la economía mexicana tenga un rebote de 6% luego de la caída de 8.5% del año pasado.

El nuevo estimado es mayor al que se proyectó en abril pasado en los Precriterios Generales de Política Económica (PCGPE) para el 2022, de 5.3%; pero es menor a 6.5% que habían manejado algunos funcionarios en meses pasados.

Gabriel Yorio, subsecretario de Hacienda, explicó en videoconferencia que las modificaciones del Producto Interno Bruto (PIB) se realizan en fechas específicas, como los PCGPE, Informes Trimestrales y el Paquete Económico.

“Hemos tenido un mejor desempeño de la economía de lo que se esperaba (...) esto nos ha llevado a revisar las cifras y modelos econométricos (...) La economía mexicana, ahora, tiene un soporte de 6% que tendrá que ser monitoreado”, indicó.

Añadió que esperan que el desempeño de la economía mexicana sea mayor en el tercer y cuarto trimestres ante una mayor reapertura de la economía, pese a la tercera ola de contagios del Covid. “No se prevén confinamientos como los del año pasado”.

Habrá más recursos

  • $5.7 billones sumarían los ingresos presupuestarios al cierre del 2021
  • $1.03 billones dejarían al erario los ingresos petroleros
  • $3.59 billones sería la recaudación tributaria
  • $6.5 billones sería el gasto neto presupuestario

Gasto total creció 4.1% a junio

El gasto total del sector público presupuestario registró en los primeros seis meses del año un crecimiento anual de 4.1%, el mayor que se tiene para un periodo similar desde el 2018, cuando aumentó en 4.9%, de acuerdo con los datos de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP).

En total, el gasto fue de 3 billones 192,990 millones de pesos, lo que resultó mayor en 17,010 millones de pesos a lo programado para el periodo.

“La fortaleza de los ingresos permitió aumentar el gasto directo de las dependencias federales en labores sociales, económicas y de gobierno en 88,643 millones de pesos respecto al programa”, destacó la dependencia.

En el caso del gasto programable, que es el que se destina a proveer bienes y servicios públicos a la población a través de las dependencias de gobierno, empresas productivas del Estado, el IMSS y el ISSSTE, se ejercieron recursos por 2.3 billones de pesos, lo que representó un aumento de 7.7% anual.

Dentro de este rubro, el mayor incremento se observó en el gasto de los ramos administrativos, con recursos por 730,136 millones de pesos que representaron un incremento anual de 14.5% en el semestre. En tanto, el gasto en ramos generales aumentó 1.4% y en ramos autónomos apenas 0.9 por ciento.

Por otro lado, las empresas productivas del estado (Pemex y CFE) gastaron 515,670 millones de pesos, 14.9% más que en el mismo periodo del año pasado, mientras que los organismos de control presupuestario directo (IMSS e ISSSTE) ejercieron recursos por 594,209 millones, 5.6% anual más.

En contraste, la inversión física se ubicó en 314,043 millones de pesos, lo que representó una caída de 8.3% en comparación con los primeros seis meses del año pasado.

Cae el no programable

Respecto al gasto no programable, que se destina al cumplimiento de obligaciones que tiene el gobierno como pagos pendientes, gastos relacionados con la deuda y recursos que se transfieren a entidades federativas, se registró un gasto de 848,022 millones de pesos, lo que significó una disminución anual de 4.7 por ciento.

Lo anterior fue resultado de una caída de 85.8% de los Adefas, que tuvieron un gasto de 2,778 millones de pesos en el periodo, mientras que el costo financiero de la deuda continuó con disminuciones, ahora con una de 10.1% al destinarse 353,427 millones de pesos.

“El gasto no programable fue menor al programa en 41,700 millones de pesos como resultado de la reducción del costo financiero y del pago de Adefas y otros por 53,400 millones de pesos”, detalló Hacienda.

ana.martinez@eleconomista.mx