Autoridades federales estadounidenses arrestaron a cinco mexicanos, incluyendo a tres hermanas, bajo cargos de participar en una confabulación para defraudar al Sistema Interno de Rentas (IRS) por 9 millones de dólares.

Richard Durbin, procurador federal para el Oeste de Texas, y el agente especial a cargo de investigación criminal del IRS de Estados Unidos, William Cotter, informaron en un comunicado del resultado emitido esta semana por un gran jurado.

La acusación es por un cargo de conspiración para cometer fraude postal por parte de las hermanas mexicanas, quienes con declaraciones de impuestos falsas solicitaban la restitución de gravámenes.

Natividad Mercado Medina, de 38 años de edad; Elizabeth Mercado Medina, de 39 años, y Sofía Mercado Medina, de 36, fueron arrestadas en Atlanta, Georgia.

También fueron detenidos Bertín Sánchez García, de 28 años, en Georgetown, al norte de Austin, Texas, y Yajaira Limón López, de 36, en Houston.

De acuerdo con la acusación, en 1996, el IRS comenzó a emitir el Número de Identificación Personal del Contribuyente (ITIN, por su sigla en inglés) de inmigrantes indocumentados carentes de un número de seguro social, a fin de que éstos pudieran cumplir con las leyes federales sobre la declaración de impuestos.

La acusación sostiene que a partir del 2014 y bajo la dirección de Natividad Medina, los acusados conspiraron para defraudar al IRS mediante la explotación del sistema del ITIN.

Las hermanas Medina recabaron documentos de identificación de mexicanos, que desconocían el uso que se les daba, para utilizarlos a fin de obtener números del ITIN; usaban luego esos números para presentar en Austin, Texas, declaraciones de impuestos falsas ante el IRS en las que reclamaban la restitución de dinero.

Las hermanas solicitaban que los cheques de rembolso del IRS fueran enviados a diversos domicilios o a más de 200 apartados postales en el área de Houston.

Los apartados postales fueron alquilados por Sánchez García y Limón López, y mantenidos a nombre de las hermanas Medina.

La acusación precisa que, desde enero del 2014, fueron interpuestas más de 3,200 declaraciones de impuestos relacionadas con las direcciones de las hermanas Medina.

Los rembolsos reclamados a través de las fraudulentas declaraciones del ITIN ascendieron a más de 9 millones de dólares. De ser declarados culpables, los cinco enfrentan una sentencia de hasta 20 años de cárcel. Deberán comparecer en los próximos días ante jueces federales.