Tottenham pagó 13.5 millones de euros por el mejor asistente de su plantel las últimas dos temporadas. Christian Eriksen le ha dado 46 goles y 56 pases de gol al equipo londinense en 193 partidos, tomando en cuenta todas las competencias. El joven danés llegó con 20 años a Inglaterra, pero desde los 16 años dejó su país para jugar en la academia juvenil de Ajax, ya que en Escandinavia los futbolistas saben que deben salir para crecer.

La selección de Suecia no ha asistido a un mundial de futbol desde Alemania 2006 y no supera la primera ronda en las últimas tres Eurocopas, mientras que la selección de Dinamarca se ubicó en la posición 24 de 32 del Mundial de Sudáfrica 2010 y no ha calificado a dos de las últimas cuatro Eurocopas. Ante Italia e Irlanda, respectivamente, disputarán el repechaje europeo en busca de un sitio en Rusia 2018 y el resurgimiento del futbol nórdico.

“Después de todo, él es un jugador que marcó época, y a mi aún me queda mucho por hacer y aprender”, expresó en 2010 Christian Eriksen al sitio oficial de la FIFA, cuando con 18 años y cuatro meses se convirtió en el futbolista más joven del torneo y en la esperanza de encontrar al relevo de Michael Laudrup, el delantero danés que marcó época en la década de los noventa.

Aquella etapa del futbol nórdico estuvo marcada por el título de la Europa de 1992 por Dinamarca, y el cuarto lugar de Suecia en ese torneo. Noruega calificó al mundial de 1994 superando en la eliminatoria a Holanda e Inglaterra y la selección sueca alcanzó el tercer lugar de la Copa del Mundo de Estados Unidos. Fue la mejor etapa.

Actualmente, el futbol de Escandinavia se proyecta por jugadores suecos y daneses que dejaron muy jóvenes las ligas de sus países. El roce internacional en los mejores torneos de Europa y el bajo costo por fichaje, alimenta el éxodo de los jugadores.

Dinamarca tiene 19 futbolistas en ligas extranjeras, mientras que en Suecia el número llega a 23 elementos, y del total de ambos (42), el 73% juega en equipos de las mejores cinco ligas del mundo; es decir, España, Alemania, Italia, Inglaterra y Francia.

Según el ranking de la UEFA que evalúa el rendimiento de los clubes en competencias internacionales, el potencial de la liga de Dinamarca es el sitio 16, en tanto que el torneo sueco se ubica en la posición 24.

La necesidad de competencia de alto nivel ocasiona que los jugadores nórdicos busquen salir a temprana edad de sus países. Como el caso de Eriksen, que dejó al club Odense a los 16 años. Los seleccionados daneses de la última convocatoria realizaron su primer traspaso al extranjero, en promedio, a la edad de 19.3 años.

Lo mismo pasa con los futbolistas de la selección de Suecia, quienes ficharon con algún club del extranjero con una media de 21.9 años.

Las cuotas de transferencias no son elevadas, en el caso de los seleccionados suecos, ocho de ellos salieron con un pago menor a un millón de euros y la trasferencia más alta fue la de Viktor Lindelof, por el que Manchester United pagó 38 millones de euros al Benfica, pero el equipo portugués había pagado tres millones de euros por el defensa cuando tenía 18 años.

Christian Eriksen ni siquiera fue el fichaje más alto de Tottenham en su temporada de llegada, el club londinense superó la inversión de 13.5 millones por el mediocampista danés, en 12 jugadores más, como Roberto Soldado, Erik Lamela (30 millones por cada uno) o Davinson Sánchez (40 millones).

La nueva generación de futbolistas escandinavos buscan llegar al mundial para validar el resurgimiento y el éxodo para competir en las mejores ligas europeas. 

erp