Los clubes de futbol de la Ligue 1 están en una grave situación económica por la pandemia, con unas pérdidas de explotación de 1,400 millones de euros la pasada temporada, que sumados a las pérdidas de 1,200 millones del año anterior, genera temor por posibles quiebras de las entidades, según reportó el diario L'Equipe.

Jean-Marc Mickeler, presidente de la Dirección Nacional de Control de la Gestión (DGCC), desglosó que las pérdidas ocurrieron, sobre todo, en derechos televisivos (400 millones) y traspasos (300 millones), además de abonos, entradas y patrocinios.

Como resultado, los equipos tienen una deuda acumulada que supera los 1,000 millones de euros, más del doble que hace dos años. Según el responsable del control financiero, “lo peor está por venir”, señala en entrevista para el medio francés.

Tras la salida de Media Pro de la liga francesa, Canal+ se alzó como la salvación económica, pero medio año después el campeonato volvió al oscurantismo de la crisis monetaria, pues existen problemas de pago con la televisora a raíz de los nuevos acuerdos generados con Amazon. The New York Times reportó que Canal+ no estuvo de acuerdo en pagar el precio premium, casi 332 millones de euros anuales a cambio de la transmisión de dos partidos por jornada, cuando Amazon transmite ocho por 80 millones menos.

Mickeler advirtió de que si los 330 millones acordados con Canal+ para la retransmisión de dos partidos por jornada no llegaran y se mantiene la caída de los fondos propios, “no se puede excluir que haya quiebras”.

También advirtió que hay accionistas que han llegado “al final de su capacidad de tapar los agujeros” económicos de los clubes. Comúnmente se recurre al traspaso de jugadores para recuperar pérdidas, sin embargo, esa tarea se ha complicado en la era pandemia, en la que los equipos cuentan con menos dinero para invertir en fichajes.

Ante tal situación, el directivo recomendó que la mayoría de los clubes del país deben someterse a una cirugía a fondo para transformar su modelo de negocio, a través de “reducir su masa salarial”. Recordó que siete equipos de primera división tienen más de 40 jugadores bajo contrato, algo que “no tiene sentido”.

La liga francesa ha estado en picada desde que anunció en 2020 que no podría completar la temporada 2019-20 debido a la pandemia, siendo la única de Europa que tomó esa medida.

deportes@eleconomista.mx